viernes, 17 de abril de 2009

Savonarola

JERONIMO SAVONAROLA



Nació en Ferrara en 1452 en una familia aburguesada. Era el tercer hijo de siete hermanos. Sus padres le enviaron a la Iglesia como hacían las familias acomodadas de la época con algunos de sus hijos, concretamente a la orden de los Dominicos la gran orden de los frailes predicantes. Abrazó la causa de los predicadores con una gran fuerza pero pronto quiso ser un adelantado en la reforma contra el Vaticano al que creía corrompido.

Se daba a continuos martirios aparte de la epilepsia que sufría,  entre ellos el ayuno donde llegaba casi a la muerte por inanición, se fustigaba, se torturaba para encontrar la pureza.

Empezó con sus prédicas lanzando el dedo acusador contra el Papa con un cólera exaherbada. Cada vez tenía más fieles que le seguían extasiados. Aún así en 1491 se le concedió la iglesia de San Marcos en Florencia. Desde allí lanzó las soflamas contra Inocencio VIII del que decía que era un pecador, el mismísimo díablo. Cuando llegó al poder Alejandro VI el último papa español. Le acusó de incestuoso. 
En áquel período el rey francés Carlos VIII invadió el reino de Napoles. Samonarola vió en él el rezo a los cielos, el caballero que acabaría con la iglesia corrupta. Florencia se echó a la calle al mando de Savonarola y entregó la ciudad al rey francés.

Florencia se convirtió en un ariete contra el Vaticano. Alejandro VI intentó sobornarlo dandóle el cargo de cardenal. Savonarola no aceptó. La cosa llegó a tal extremismo que Savonarola entre el delirio de sus congregados decretó que Jesús de Nazareth era el rey de Florencia. Fundando una teocracia. Se prohibió la música, la poesía, la cosmética. Los cástigos eran terribles a los blasfemos se les hacía un agujero en la lengua. Otros fueron ejecutados por herejes. Los textos de los clásicos fueron mandados al fuego junto a obras de arte renacentistas.

Durante meses ésta fué la realidad de Florencia. Pero salió un movimiento de respuesta conocidos como los "airados" creando una especie de partido que quería acabar con Samonarola que por supuesto también tenía otro partido los "plañideros" Entre la orden dominica era considerado una oveja negra pero tenían las manos atadas pues el pueblo de Florencia le seguía, sólo los Franciscanos hicieron una gran oposición desde la Iglesia de la Santa Cruz donde se aglutinaban los seguidores de Asís.


Alejandro VI amenazó a los nobles florentinos con decretar en la ciudad el "interdicto papal" esto suponía que se suprimirían los sacramentos de la ciudad y no se podrían enterrar en "sagrado" y lo peor prohibir el comercio con Florencia. El Papa excomulgó al dominico y el dominico hizo lo mismo con él. En 1497 se crea una gran pila llena de leños y  aceite esa hoguera pasará a la historia como la "hoguera de las vanidades" donde iban a ir a parar todos los objetos de belleza, obras de arte, manuscritos de autores... En ese fuego Savonarola le dice al pueblo que la hoguera servirá para apagar las vanidades del pueblo y que él no teme al fuego porque se siente un hombre puro.  De ese discurso toma muy buena nota Francesco de puglia y meses mas tarde somete a un reto a Savonarola. Le reta a que los dos se sometan a una hoguera y a ver a quién es más puro a los ojos de Dios. Savonarola acepta y el 7 de abril de 1498 los florentinos se agolpan en las hogueras  pero Savonarola no se presenta y el pueblo empieza a murmurar por su ausencia.
  
Carlos VIII su valedor fallece. Y empieza la guerra entre los "airados" y los "plañideros" Savonarola es prendido en San Marcos y llevado a la prisión de Florencia. La inquisición lo sometió a 42 días de torturas. Los florentinos no lo llevaron al Vaticano sino lo juzgaron ellos mismos y fué condenado a morir. A finales de mayo de 1498 se ejecutó la sentencia,  fue ahorcado y antes de morir lo quemaron en la hoguera.
   
    Fuente: Pasajes de la Historia del gran Juan Antonio Cebrián
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog