domingo, 26 de julio de 2009

Gandingos y Obispos


La monarquía visigoda era electiva. Pero como la elegían los magnates y obispos ya se buscaban ellos de que la elección recayera en algún pariente. El rey gozaba de poder absoluto y se rodeaba de un séquito de magnates (los gandingos) cuya fidelidad se recompensaba con tierras. De ellos y de los obispos se escogía el gobierno cuyos ministros o comes se encargaban del dinero del reino.
Este comes es el origen de la palabra conde.



A partir del siglo VI, existió también el Aula Regia o consejor asesor del rey cuyos miembros eran magnates pero ajenos al gobierno. Otra institución que aumentaba su poder eran los concilios eclesiásticos que habitualmente se celebraban en Toledo. Desde aquí la Iglesia erradicó los últimos vestigios de la cultura pagana (juegos circenses, teatro...)

Prohibido los espectáculos comunes solo quedaban los individuales que tampoco gustaban al clero. Por ejemplo la festividad de Año Nuevo que para San Isidoro era un espectáculo donde "se entonan impúdicas canciones, se danza frenéticamente y coros de los dos sexos se juntan en repugnante promiscuidad"


Ésta injerencia de la Iglesia en la sociedad era el premio por apoyar a la monarquía. Los reyes que habitualmente eran golpistas que acababan de terminar con su predecesor, convocaban Concilio y los obispos los legitimaban. En contraprestación éstos reyes firmaban decretos para perseguir a judíos y paganos. De ésta manera se acabó con la tolerancia de los reyes arrianos que había favorecido una convivencia pacífica de judíos, arrianos, católicos y paganos.

Fuente: Historia de España contada para escépticos. Juan Eslava Galán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog