jueves, 24 de septiembre de 2009

Carlos II. El fin de los Austrias.


Carlos II fue concebido casi milagrosamente en sus últimos momentos por su padre Felipe IV . Nació cubierto de costras y tan raquítico que decidieron no presentarlo a la Corte como era costumbre. Se crió entre algodones no se destetó de sus 14 nodrizas hasta cuando cumplió los 4 años.
Era muy feo solo hay que ver los retratos que le hizo Claudio Coello.


El embajador francés de la época el marqués de Villars lo despachó en una frase. "Asusta de feo" Con catorce años lo casaron con María Luisa de Orleans

Era sobrina del Rey de Francia y de casta paridora. Cómo era costumbre hubo que pedir la dispensa papal pues eran parientes (biznieta de FelipeII)
Pasaron los meses y ella no se quedaba preñada. Por Madrid circulaban coplillas sediciosas;
Parid, bella flor de lis,
que en ocasión tan extraña
si parís, parís a España;
si no parís, a París

Murió al poco tiempo a los 27 años. Escapando de las penas de la alcoba de Carlos al que le costaba un mundo conseguí una erección.
Apenas transcurrido un mes ya tenía sustituta Mariana de Neoburgo

Archivo:W. Humer 001.jpg

También de casta fecunda. Su madre había parido 24 hijos. Pero el problema no estaba en ellas sino en nuestro Austria. Como la anterior esposa del Rey no se quedaba preñada, pero junto a un médico alemán de su confianza simulaban embarazos con los posteriores "abortos"
Como el rey no conseguía herederos los sabios y médicos de la Corte dieron a pensar que el rey estaba hechizado, eso explicaría sus continuos ataques de epilepsia.
Mientras tanto Carlos obsesionado con la idea de que su desgracia era castigo divino por no haber estado en la agonía de su padre, fué al Escorial y ordenó a los frailes que abriesen el ataúd de su padre abrazandolo y besandolo.
Mientras tanto su salud iba de mal en peor y las casas reales europeas movían sus peones para conseguir la apetitosa corona española. Sabiendo el sentido patrimonial de la monarquía el candidato con más derecho era un nieto de Luis XIV pero se trataba de un Borbón. Los Austrias proponían un candidato de su propia familia apoyado por Inglaterra y Holanda. Al final el francés se llevó el gato al agua. Felipe V de España

Felipe V de España.jpg

El duque de Abrantes escribió al embajador alemán: "Querido amigo: tengo el gusto de despedir para siempre a la Casa de Austria"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog