martes, 16 de febrero de 2010

Los ingenieros militares de Filipo y Alejandro

Las victorias militares de Filipo II y su hijo el gran Alejandro Magno, deben mucho a sus fantásticos ingenieros militares que consiguieron modernizar el ejército macedonio con diferentes invenciones. Vamos a ver algunas de ellas.

- La Sarrissa: Era una larga lanza de aproximadamente de seis metros de media, muy pesada (sobre unos cinco kilos) que protegía en las falanges a los infantes. De ésta manera la formación militar parecía un erizo siendo casi invulnerable pues dejaba a los enemigos a distancia.




- Gastrafetes: Era una ballesta portátil. Sustituyó al arco y la flecha. Era un arma grande que tenía el final en forma de U y que se colocaba haciendo presión  con el abdomen. Se echaba el arco hacia atrás con las dos manos haciendo presión contra el torso a la vez para mantener el tensado más tiempo. Podía lanzar proyectiles de más de veintes kilos a doscientos metros de distancia.




- Catapulta de torsión: Se basaba en el almacenamiento de energía al ser torcida una madeja de tendones de animales, crin de caballos incluso cabello de mujer, al ser accionada la energía acumulada por el proceso de torsión era liberada lanzando proyectiles a mayor distancia. Se añadía una barra que empujaba hacia atrás con que se aumentaba la tensión. La distancia ya no protegía a los enemigos de la muerte. El proyectil lanzado por esta arma atravesaba la armadura del enemigo a una distancia de 400 metros.





- Torres de asedio: Eran una especie de tanques de varias alturas que se desplazaban sobre ruedas, en el exterior eran resistentes al fuego pues su estructura de madera estaba recubierta por cuero crudo. En el interior una escalera central ascendía hacia las plataformas donde las catapultas se encargaban de lanzar proyectiles hacia las murallas. Las torres se apoyaban contra las murallas mientras los hombres que estaban a cubierto en el interior de su estructura lanzaban flechas hacia el interior del recinto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog