sábado, 31 de julio de 2010

Benedicto IX. El Papa niño.



Nació en 1012 o en 1021 según fuentes. Fue elegido Papa a los 11 años de edad, por eso se le conoce como el "Papa niño". La Enciclopedia católica situa su nacimiento nueve años antes en 1012 y por tanto le otorga veinte años cuando fue elegido Papa, pero es una fuente interesada y es más fiable la primera opción. Además lo fue por tres veces de 1032 a 1044 en un primer período; de abril a mayo de 1045 en un segundo período y de 1047 a 1048 en un tercer período. La mayoría de estas elecciones manchadas por la simonía (cambio de valores espirituales por bienes materiales).


Llegó a tal importante cargo gracias que su padre el Conde Alberico III, sobornó a toda la Curia para que lo eligieran. Este primer período duró hasta 1044 cuando un capitán romano, Gerardo di Sasso, lo expulsa de Roma para poner en su lugar al Obispo de Sabina, quien luego sería llamado Silvestre III.

Sin embargo, un año después, logra expulsar a Silvestre III y fue reelecto como Papa en abril de 1045, pero en mayo, abdicó al trono al vender su puesto por 1500 libras de oro al Arcipreste Juan de Graciano, quien luego sería el Papa Gregorio VI.

En noviembre de 1047, Benedicto IX ataca Roma siendo aceptado por el clero y el pueblo para evitar la guerra dentro de la ciudad.

Fue elegido como Pontífice por tercera vez el 8 de noviembre de 1048, pero su elección fue rechazada por los Crescencios. Esto llevó a una guerra que perdió y fue expulsado del Papado. Terminó sus días como monje. Se cree que murió entre el año 1055-56.

Los cronistas de la época, afirman que Benedicto IX "creció haciendo lo que quería, con numerosos escándalos en su vida cotidiana. Según Monseñor Louis Duchesne, Benedicto IX no era más que "un mero golfillo que con los años del papado se convirtió en un ser agresivo". El mismo religioso afirma que "el niño papa, manifestaba una precocidad inusual para todo tipo de mal". Otros testigos de la época afirmaban que el trono de Roma estaba ahora ocupado por el demonio disfrazado.

Entre los delitos que se le achacaban a este "niño papa" estaban, el ser bisexual, sodomizar animales, ordenar asesinatos, satanismo, violación y mantener una relación sexual con su hermana de quince años.

Fuentes: Wikipedia, Secretos del Vaticano, Eric Frattini, los papas y el sexo

7 comentarios:

  1. TUS FUENTES SON MAS FIABLES PORQUE TU LO DIGAS, NO DAS NINGUN DATO PARA INVALIDAR LOS DATOS QUE TIENE LA IGLESIA, ASI QUE CALLATE HIJO DE PUTA

    ResponderEliminar
  2. No hay que denostar al opinar, se puede diferir mas no insultar..soy profundamente cristiana y católica, pero no me ciego ante los errores cometidos por hombres de la Iglesia.

    ResponderEliminar
  3. YO ME PREGUNTO QUÉ HACIA EL ESPIRITU SANTO DURANTE ESTOS AÑOS. ¿NO ENSEÑAN QUE EN LAS ELECCIONES PAPALES ES EL ESPIRITU QUIEN ILUMINA A LOS CARDENALES PARA QUE VOTEN AL MEJOR? LOS HOMBRES PUEDEN EQUIVOCARSE PERO EL ESPIRITU SANTO NO PUEDE ¿ O ES QUE TODO LO QUE ENSEÑAN ESTOS SEÑORES ES UNA TROLA DE PRINCIPIO A FIN? QUIEN TENGA OJOS PARA VER, QUE VEA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. todo lo que enseñan estos señores es una trola de principio a fin y no pocas veces contradictoria. No deja de ser una secta como otra cualquiera, con su trafico de influencias, compra-venta de cargos y demás trapos sucios. No puedo entender que en las sociedades desarrolladas de hoy en día haya gente aún que les de algo de credibilidad. Como tu has dicho el que tenga ojos para ver que vea.

      Eliminar
  4. ¿Quien será este desgraciado anónimo del 30 de Junio de 2011? ¿Se puede ser mas grosero amparandose en el anonimato?

    ResponderEliminar
  5. La verdad es la verdad por q contagiarse de la agresividad de este mal papa

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, vaya cosas. Cualquier católico medianamente informado sabe que puede haber papas buenos o malos, en el Cielo o en el infierno. La Iglesia es de Jesucristo. Y el Espíritu Santo no elige al papa, faltaría más, jajaja, lo eligen los cardenales en el cónclave. El Espíritu Santo no quita la libertad a los cardenales para elegir conforme a la gracia que concede el Señor o pasar de ella o ni siquiera enterarse de lo que hablo. Lo que sí se nos promete de lo alto es que el Espíritu Santo garantiza que desde la Santa Sede no se obligará a los fieles a creer algo incorrecto. Nada más (y nada menos). Y estos papas fornicadores, tan entretenidos como estaban con sus pecados, no se metían en temas doctrinales. Es curioso. Tendrían la opinión personal que tuviesen de ciertos temas, pero la opinión personal de un papa vale lo que la de cualquiera, más bien poco.

    ResponderEliminar

Archivo del blog