jueves, 29 de julio de 2010

El secreto de Grand Central Station

Franklin D. Roosevelt


La Terminal Grand Central (GCT, a menudo llamada como Grand Central Station o simplemente como la Grand Central) Es una estación terminal en la Calle 42 y la Avenida Park en Midtown Manhattan en la Ciudad de Nueva York.

Cuando Franklin Delano Roosevelt  era presidente en la década de los treinta, la Casa Blanca puso un requerimiento a los propietarios de Grand Central: proteger el secreto de la poliomielitis de Roosevelt.Tenían un plan, la construcción en secreto de una estación por debajo de Grand Central.


Roosevelt era de Nueva York y, a menudo volvía a su ciudad. Debido a su condición física no sería comprendido por un público ver al comandante en jefe en una silla de ruedas, el presidente llegaba a Nueva York en un tren privado especial.

Pero en vez de una plataforma normal y un coche normal del tren, Roosevelt llegaba en un coche personalizado que contenía su limusina 1932 Pierce-Arrow blindada. El tren se metía en los túneles secretos, el presidente seguía en el interior de la limusina, y cuando llegaba a la plataforma, el coche se impulsaba a través de puertas especiales, y llegaba a un ascensor de un ancho especial. Entonces él aparecía en el salón de baile del hotel Waldorf-Astoria


El vagón del tren secreto era blindado, a prueba de balas, que en aquellos tiempos significaba poco más que muchas y muchas capas de vidrio. Además, tenía una serie de respiraderos en la parte superior del vagón que eran en realidad agujeros para asomar los cañones de las armas de fuego, tenía ruedas que no permitían el movimiento lateral, para que no sacudieran la silla de ruedas de Roosevelt.

Hoy en día, el coche del tren está en una pista en la estación secreta. El Museo Roosevelt quiere obtenerlo, pero sacarlo de los túneles de debajo de Grand Central sería una tarea costosa y por supuesto no está expuesto al público por si cualquier presidente llegase a Nueva York, tendría un vagón de tren especial preparado en caso de necesitar una salida de emergencia. Mientras que el presidente está en la ciudad la estación está controlada y vigilada por cientos de policías.

Hace unos años, cuando el presidente de la Metro-North Railroad trató de bajar a la estación secreta y fue detenido por la seguridad, dijo con severidad: "Este es mi ferrocarril." A lo que la respuesta fue, "No hoy."

Via: cnet news

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog