viernes, 2 de julio de 2010

Grandes mentiras en la Historia

El caballo de Troya


Si todo vale en el amor y la guerra, ésta podría ser una mentira perdonable. Cuando el troyano París huyó con Helena, la guerra estalló.

En un golpe genial, los griegos construyeron un enorme caballo de madera con un hueco en el vientre en el que los hombres se podían ocultar. Los griegos dejaron esta ofrenda, los troyanos aceptaron y metieron el caballo en su ciudad fortificada. En la noche, los troyanos dormían, los griegos salieron del caballo y derrotaron a los troyanos.



Este truco si es verdad es el éxito más grande de la historia. Homero menciona la aparición en "La Ilíada" y Virgilio extrapola la historia en "La Eneida". La evidencia sugiere que existe una Troya, dando algo de validez a los cuentos de Homero, los estudiosos han estado investigando cómo estos detalles son históricamente exactos. Una teoría que sustenta el caballo de Troya viene de historiador Michael Wood, que propone que la leyenda del caballo de Troya se limita a un ariete en forma de un caballo.

En cualquier caso, la historia ha ganado un lugar permanente en el imaginario occidental, y una advertencia a tener cuidado con los enemigos que traen regalos.

Han van Meegeren y las falsificaciones de Vermeer

Con sus Vermeer falsos, Van Meegeren engañó a expertos y ganó un montón de dinero.
Ésta mentira es el resultado de un caso clásico de querer complacer a los críticos. Han van Meegeren se sentía infravalorado y se dispuso a engañar a los expertos para que admitieran su genio.

En el siglo XX, los estudiosos tenían disputas acerca de si Vermeer había pintado una serie de obras que representan escenas bíblicas. Van Meegeren se abalanzó sobre esta oportunidad y se puso a trabajar con cuidado y forjar un trabajo, "Los Discípulos de Emaús". Con la atención incansable a los detalles, fingió las grietas y la dureza de una pintura de siglos. Jugaba con las ganas de los críticos que querían creer que Vermeer pintó esas escenas. Funcionó: Expertos elogiaron la pintura como auténtica, y Van Meegeren se aprovechó y empezó a producir y vender falsos Vermeer.



Sin embargo, Van Meegeren, tuvo un gran error. Él vendió una pintura a un prominente miembro del partido nazi en Alemania. Después de la guerra, los Aliados lo consideraron "un conspirador para la venta de un tesoro nacional". En un curioso cambio de los acontecimientos, Van Meegeren tenía que pintar una pieza falsa para conseguir su libertad, con el fin de ayudar a probar que la pintura no era un tesoro nacional, realizó una en presencia de las autoridades.

Se escapó con una pena leve de un año en prisión, pero Van Meegeren murió de un ataque cardiaco dos meses después de su juicio.

Anna Anderson, alías Anastasia

Con el triunfo de la revolución Rusa, la existencia de una familia real era intolerable para los bolcheviques. En 1918, masacraron a la familia real Romanov, al zar Nicolás II, su esposa, hijo y cuatro hijas, para garantizar que ningún heredero legítimo con el tiempo pudiera hacer resurgir la monarquía

Pronto, surgieron los rumores en torno a que ciertos miembros de la familia real se habían escapado y sobrevivido. "Anna Anderson" fue la más famosa. En 1920, Anderson fue internada en un hospital tras intentar suicidarse y confesar que ella era la princesa Anastasia, la hija menor de la familia real. Ella se destacó de otros "candidatos" porque ella tenía un cierto parecido y un conocimiento sorprendente de la familia real rusa y de la vida en la corte.



En 1 927, una antigua compañera alegó que su nombre era Franziska Schanzkowska, y no Anastasia. Esto no impidió que Anderson intentase sacar dinero de la herencia real. Ella en última instancia perdió el caso en el procedimiento legal que se prolongó durante décadas, pero ella siguió con su historia hasta su muerte en 1984. Años más tarde, tras el descubrimiento de lo que resultó ser los restos de la familia real, las pruebas de ADN confirmaron que ella no era una de sus miembros. En 2009, los expertos pudieron confirmar, finalmente, que todos los restos habíann sido encontrados y que ningún miembro de la familia real escapó de la ejecución de 1.918.

Titus Oates y la trama para matar a Carlos II

Antes de su notoriedad, Titus Oates ya tenía una historia de engaños y de picardía. Había sido expulsado de algunas de las mejores escuelas de Inglaterra, así como de la marina. Oates ya había sido declarado culpable de perjurio aunque escapó de prisión.




Criado por un predicador protestante, Oates entró en Cambridge a estudiar para las órdenes anglicanas. Con el respaldo del anti-católico Israel Tonge, Oates se infiltró en territorio enemigo introduciéndose en un seminario católico. De hecho, entró en dos seminarios - de los cuáles fue expulsado. Pero poco importaba. Por ese tiempo ya había reunido suficiente información privilegiada y nombres para causar estragos enormes.

En 1678, Oates inventó y fingió descubrir un complot en el que los jesuitas estaban planeando asesinar al rey Carlos II. La idea era que ellos querían reemplazar a Carlos por su hermano católico, Santiago. Lo que siguió fue un pánico de tres años que alimentó el sentimiento anti-católico y dio lugar a las ejecuciones de 35 personas.

Después de que Carlos murió en 1685, Jacobo II se convirtió en rey y enjuició a Oates por perjurio. Oates fue declarado culpable y encarcelado. Sólo pasó unos años en la cárcel cuando la Revolución Gloriosa se extendió por Inglaterra en 1688. Sin Jacobo II en el poder, Oates obtuvo el perdón y una pensión.

El hombre de Piltdown

Después de que Charles Darwin publicara su revolucionario "El Origen de las Especies" en 1859, los científicos se apresuraron a encontrar fósiles de especies extintas pruebas de antepasados humanos. Buscaron los llamados "eslabones perdidos" para llenar los vacíos en la línea de tiempo de la evolución humana. Cuando el arqueólogo Charles Dawson descubrió lo que él creía que era un eslabón perdido en 1910, lo que realmente encontró fue uno de los mayores engaños de la historia.

El descubrimiento del "Hombre de Piltdown", unos pedazos de un cráneo y una mandíbula con molares ubicados en la cantera de Piltdown, en Sussex, Inglaterra. Dawson llevó su descubrimiento a prominentes paleontólogo como Arthur Smith Woodward, que verificó su autenticidad hasta el día de su muerte.



Aunque el descubrimiento ganó renombre mundial. En las décadas siguientes, otros importantes descubrimientos sugirieron que Piltdown no encajaba en la Historia de la evolución humana. En la década de los 50 , las pruebas revelaron que los dientes de ese esqueleto correspondían evidentemente a un orangután, el diente suelto a un mono y el cráneo a un ser humano (Homo sapiens). Algunas persona con conocimientos manipularon estas piezas.

El mundo científico había sido engañado. Entonces, ¿quién estuvo detrás del fraude? Muchos sospechosos han surgido, entre ellos al propio Dawson. Hoy en día, la mayoría de las señales apuntan a Martin Hinton, un voluntario del museo en el momento del descubrimiento. Tal vez él quería engañar a su jefe, Arthur Woodward Smith, quien se negó a darle un salario semanal.

El caso Dreyfus

Al igual que la conspiración inventada por Titus Oates, éste escándalo se construyó sobre una mentira que afectó dramáticamente a la política nacional y se perpetuó durante años. Alfred Dreyfus era un oficial judío del ejército francés a finales del siglo XIXA cuando fue acusado de traició: la venta de secretos militares a Alemania.

El Affaire Dreyfus - imperioromano.com


Después de publicitar su juicio, las autoridades lo condenaron de por vida a prisión en la Isla de los diablos, y los grupos antisemitas lo usaron como un ejemplo de judíos antipatriótas. Sin embargo, surgieron sospechas de que las cartas incriminatorias fueron, falsificadas y que el Mayor de Infantería Ferdinand Walsin Esterházy era el verdadero culpable. Cuando las autoridades francesas suprimieron éstas acusaciones, el novelista Emile Zola acusó al ejército de encubrimiento.

El escándalo estalló en una pelea entre partidarios y detractores de Dreyfus. La controversia duró unos dramáticos 12 años, muchos violentos disturbios antisemitas estallaron.

Después de que el Mayor Hubert Joseph Henry admitió la falsificación de documentos clave y se suicidó, un recién elegido Consejo de Ministros finalmente reabrió el caso. El tribunal encontró culpable a Dreyfus de nuevo, sin embargo, pronto recibió un indulto del presidente. Unos años más tarde, un Tribunal Civil de Apelaciones consideró a Dreyfus inocente, y él pasó a tener una distinguida carrera y luchó con honor en la Primera Guerra Mundial.

Vía: Howstuffworks

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog