lunes, 19 de julio de 2010

Los nazis intentaron convertir la arena en oro

Heinrich Himmler



Jefes nazis creían que podían convertir piedras, arena y tierra en oro.
Heinrich Himmler, jefe de la SS de Hitler, fue engañado en la idea de que metales preciosos se podrían producir de esta manera.


Los nazis crearon una unidad secreta en el campo de concentración de Dachau, a cuyo mando estaba Karl Malco, un alquimista, quien convenció a Himmler que podía hacer oro de piedras, tierra...
Malco pudo haber estado trabajando para la inteligencia británica, cuando engañó a Himmler en la creencia de sus afirmaciones, de acuerdo con Helmut Werner, autor de "Los alquimistas de Hitler: El Secreto de los intentos de Fabricación de Oro en Dachau". Malco consiguió lo que quería y convenció a Himmler sobre su manera de conseguir oro, éste lo instaló en   Dachau, no como un prisionero, sino como un técnico cuya labor se llevaría a cabo en secreto.

Dachau concentration camp


Malco prometió a Himmler que un proceso que implicaba la parafina, las piedras y el suelo del lecho del río Isar, en Munich «produciría oro en abundancia para el futuro y la seguridad del Tercer Reich". Malco escondió pepitas de oro en sus cigarrillos, y después las presentó a Himmler como el resultado de sus "experimentos". A Himmler Le tomó varias semanas el darse cuenta de que había sido estafado.

Malco se mantuvo en Dachau durante varios meses como prisionero, y se le advirtió de que iba a enfrentarse a la muerte si alguna vez hablaba de su relación con el jefe de las SS.
Trató de hacer una carrera alquimica en la post-guerra en Alemania, pero murió en la década de 1950 sin experimentar ningún éxito.

Vía: Dailymail 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog