lunes, 13 de septiembre de 2010

Los marineros no son jardineros.

Las plantas en los barcos durante siglos llevaban una existencia miserable. Europa estaba muy interesada en la importación de plantas exóticas, pero las plantas no sobrevivían. Esto cambió abruptamente con la ingeniosa invención de un inglés.

Los jardineros son gente cariñosa. Ellos viven y sufren con sus plantas. En el Real Jardín Botánico de Kew en el sudoeste de Londres, Joseph Banks (naturalista,biológo, explorador), esperaba plantas exóticas procedentes de China. Cuando las cajas se abrieron, el jardinero blasfemó contra los malditos capitanes y marineros, una vez más las plantas llegaron sin vida. Que las plantas sufrían en los viajes y muchas no sobrevivían a las penalidades se sabía, pero que de cientos, sólo dos o tres seguían mostrando vida, fue un duro golpe. Una vez más, los esfuerzos de la expedición a las tierras altas de Asia habían sido en vano.


En la segunda mitad del siglo XVIII comenzó a estar de moda en Europa las plantas exóticas, en particular de Asia, América y Australia. Enormes sumas se pagaban a las expediciones en busca de plantas desconocidas para los jardines y los invernaderos de los ricos. El coste medio de cada planta que llegaba a Londres con vida, era de cerca de 300 libras de la época. Esto correspondía a tres veces el sueldo anual de un jardinero bien remunerado.

Un barco es un entorno hostil para las plantas. Los viajes se prolongaban durante meses o incluso años, y a menudo a través de varias zonas climáticas. El agua potable era escasa y el racionamiento era incluso para la tripulación. Las plantas se colocaban en cubierta, por lo que tenían luz suficiente para prosperar, tenían que estar protegidas contra el aire y la sal que no sólo deterioran sus hojas, sino también envenenaban la tierra.

Lo ideal sería que las cajas estuviesen abiertas con el buen tiempo en la cubierta superior, y cubiertas con la lluvia. Cuando las temperaturas eran frías, los contenedores estaban debajo de la cubierta en una sala climatizada. Pero ahí abajo también había ratas, gatos, ratones...

El mejor lugar para que las plantas en los viajes hubiera sido el camarote del capitán climatizado en la popa. Pero ningún capitán estaba dispuesto a compartir sus privilegios con una carga que no era más que un lujo y sólo traía problemas, y dejaban las cajas estibadas en algún lugar profundo en el barco.

La vida a bordo era dura para los marineros. ¿Qué importancia puede tener para los marineros algunos tallos miserable en una caja? Para los recolectores de plantas, el problema era claro: los marineros no son jardineros.

Debido a que las plantas eran transportadas cada vez en mayores cantidades, se comenzaron a construir pequeñas cabañas acristaladas en la cubierta. Pero los capitanes de barco no les gustaba porque ponían en peligro la estabilidad del buque. Joseph Banks, director de los Jardines Reales de Kew, había diseñado las cabinas y puso grandes esperanzas en ellas. Pero éstas cabinas no solucionaban el problema del cuidado de las plantas. Para los marineros, no tenía ningún significado y los que tenían que cuidarlas eran reasignados a otras tareas. Sólo los que acompañaban los envíos de plantas de un jardinero, tenían la preciosa carga a salvo, al menos mientras hubíera agua dulce a bordo. Pero el agua era escasa y con frecuencia se convertía en un asunto de disputa entre los jardineros el capitán y la tripulación, incluso fue motivo de algunos motínes.

Datei:Nathaniel Bagshaw Ward.pngTodo cambió en el siglo XIX en 1830 con el invento de un médico en Londres. Su nombre era Nathaniel Ward Bagshaw un hombre muy interesado en insectos y plantas. Por curiosidad había puesto una oruga en una botella de vidrio con un poco de tierra y hojas y con el tiempo el bebe oruga se había convertido en una mariposa. Dejó la botella en la repisa de la ventana, en el clima templado de Londres, protegidas del sol directo y todavía bien iluminada, siempre con man una humedad uniforme y sin nocivos hollín del aire sucio, germinaron dos semillas en la tierra, un helecho y una hierba dulce.

Durante cuatro años, las dos plantas crecieron, Ward pensó, si estas dos plantas podrían sobrevivir durante años en una botella sellada, debería ser posible que las plantas sobrevivieran en envases bien cerrados de vidrio.

Ward entregó en Londres al capitán Charles Mallard dos cajas para transportar plantas completamente acristaladas y selladas herméticamente. Las paredes de madera cubiertas con pintura de aceite, él había plantado helechos, musgos y hierbas, en una tierra ni muy seca ni muy húmeda era. Ward ordenó al capitan, que las plantas estuvieran todo el tiempo en el puente sin ningún otro tipo de atención necesaria.

Las dos cajas llegaron bien al jardín botánico de Sydney. En su viaje de regreso desde Sydney el capitán Mallard llenó las cajas con plantas de Australia, que anteriormente no podían ser transportadas por su sensibilidad, y llegaron con éxito a Inglaterra.

Fue un gran avance en el transporte de plantas, incluso las más sensibles llegaban sin daños a Europa. Prácticamente no se registraron más pérdidas, los precios de las importaciones cayeron . Grandes segmentos de población fueron capaces de hacerse con éstas plantas que antes estaban reservadas para el Real Jardín Botánico y algunos coleccionistas.

Vía: Spiegel
Fotos: Wikipedia

1 comentario:

  1. Me ha encantado, lo he leído con gran interés. Es cierto, resultaba difícil sobrevivir para los marineros en los largos viajes de la época, para encima transportar plantas. Es de imaginar el resultado.

    ResponderEliminar

Archivo del blog