viernes, 26 de noviembre de 2010

La banca suiza en la Segunda Guerra Mundial

Los intereses económicos en la Segunda Guerra Mundial eran enormes. La banca suiza jugó un papel muy importante en este aspecto. Hitler los llamaba "los gnomos", porque en los relatos mitológicos germánicos, los gnomos son pequeños enanos deformes que protegen los tesoros de los reyes.

Walter Funk el presidente del Reichsbank en los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, cuando fue juzgado en el tribunal de Núremberg, declaró que gracias a la banca suiza, la guerra se alargó casi un año y medio más. Según el director del Reichsbank, la Alemania nazi sin el lavado del dinero y del oro de los bancos helvéticos solo hubiera resistido hasta diciembre de 1943.


Walter Funk


Hasta nuestros tiempos ha llegado el comportamiento canallesco de dicha banca. Las cuentas "dormidas" de los judíos son un ejemplo. Cuando los herederos de cuentas suizas iban a pedir el dinero, los suizos se negaban alegando que necesitaban un certificado de defunción del titular de la cuenta. Como podéis comprender es difícil que en la cámara de gas un oficial nazi te firmase un certificado de defunción luego de gasearte.

La situación llegó a tal extremo que en el 1992, Bill Clinton, firmó una orden ejecutiva ordenando al Departamento del Tesoro la paralización de las operaciones de la banca suiza en territorio norteamericano a no ser que abrieran las cuentas "dormidas" en los bancos suizos. En ocho días los bancos suizos abrieron 27.000 cuentas de este tipo de ciudadanos judíos.

Hubo una comisión independiente sobre la actuación del gobierno suizo durante la Segunda Guerra Mundial. Esta comisión descubrió, que las monedas de diez francos suizos, acuñadas entre 1947 y 1952, contenían un alto índice de mercurio. Este mercurio era el mismo utilizado en odontología en Alemania en los años 30 y 40 del pasado siglo. Esto demostraba que este oro procedía de los dientes de oro extraídos en los campos de concentración nazi a los prisioneros judíos. A cambio de este oro Suiza suministraba a los nazis las materias primas para su economía de guerra.

Como vemos en la guerra lo importante es el negocio, no las personas y de negocios, saben mucho los banqueros y los suizos son los campeones.


Fuente: Eric Frattini. El oro de Mefisto.

Foto: Holocaust search project 

1 comentario:

  1. Sra. Jvanka Horñiacek, laradiodelaciudad@yahoo.com.ar24 de diciembre de 2014, 16:58

    es claro que el ser humano gobierna al ser humano para perjuicio del ser humano.
    Quisiera cominicarme con la comision que recaudo los fondos en Suiza y saber si algun heredero recibiò al menos parte del dinero que quedò en los bancos y posteriormente fuè llevado a SUiza

    ResponderEliminar

Archivo del blog