lunes, 13 de diciembre de 2010

Los Chetniks y el rescate que nunca existió

En el verano de 1944, los aliados emprendieron una serie de misiones en Rumanía para atacar los campos de petróleo que tenia Hitler en esa nación. Durante la misión fueron derribados muchos bombarderos norteamericanos, los pilotos sobrevivientes fueron rescatados por un grupo de combatientes de la resistencia serbia llamados chetniks.

Los chetniks, estaban divididos una mayoría que apoyaba a los nazis y una minorìa que estaba con los aliados, por lo que se envió a George Vujnovich, un oficial estadounidense con raíces serbias, para contactar con los chetniks y negociar la liberación de los presos. Él fue el cerebro de una operación en la que más de 500 aviadores fueron escoltados fuera de territorio hostil por esta milicia serbia.

Una pista de aterrizaje secreta fue construida dentro de un campo de maíz para permitir que aviones de carga rescatasen a los estadounidenses, que estaban ocultos por los chetniks.


Archivo:Chetniks with German soldiers.jpg
Chetniks con nazis

Los serbios y los croatas tampoco se llevan muy bien, durante la Segunda Guerra Mundial, el croata más relevante fue el líder yugoslavo Josip Broz Tito. Tito y su régimen comunista fueron aliados de Estados Unidos en su lucha contra los nazis, y lo único que odiaban más que a los nazis eran a esos malditos chetniks.

Para mantener buenas relaciones con Tito, el gobierno de Estados Unidos encubrió la misión de rescate, para no dar a conocer que habían colaborado con un grupo de serbios afines a las fuerzas alemanas. El triste final de los chetniks es que, después de la guerra, Tito los persiguió y ejecutó a su líder, Draza Mihailovich, mientras que el gobierno estadounidense miró a otro lado.


George Vujnovich

En cuanto a Vujnovich, fue galardonado con la Estrella de Bronce por sus esfuerzos ... en octubre de 2010 , ya con Tito más que muerto.

Fuente: Cracked

Foto 1: Creative Commons
Foto 2: New York Daily News

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog