lunes, 4 de abril de 2011

Eli Cohen, un espía de leyenda


File:Elicohen.gif
Eli Cohen 

No cabe duda que la "Guerra de los Seis Días" fue una gran victoria para el estado de Israel. En menos de una semana los israelitas vencieron a los ejércitos de Egipto, Jordania y Siria. Israel cuadriplicó su extensión territorial. Una de las batallas más importantes se dio en los "Altos del Golán" una zona montañosa estratégica, controlada por Siria. Los sirios gozaban de una gran ventaja estratégica, tenían la zona fortificada y era de difícil acceso, por su topografía. Tras una sangrienta lucha tras 27 horas los Altos del Golán caían en manos judías.

Gran parte del éxito israelí se produjo por su capacidad para atacar las ocultas posiciones sirias de artillería. El descubrimiento de estas posiciones secretas se debe al trabajo anterior de espionaje que realizó Eli Cohen. Cohen nació en Egipto, conocía a la perfección el árabe. En 1961 tras vivir un año en Argentina, se trasladó a Siria, bajo el nombre de Kamel Amin Tabet, un hombre de negocios árabe-argentino. Ya pertenecía al Mosad.

Tenía gran amistad con altos cargos militares, incluso era amigo del general Hafez-al-Assad, el que era presidente de Siria. Tenía libertad de movimientos, es más incluso acompañaba a altos mandos militares a los Altos del Golán. A él se la atribuye la información para el ataque de 1967, entre ella los nombres y códigos reales de los pilotos de las fuerzas aéreas sirias.

Dos años antes del ataque fue capturado en su casa de Damasco mientras enviaba un mensaje de radio, pues tras un fallo técnico se detectaron las ondas de su transmisor secreto. Fue interrogado y torturado por los sirios y juzgado por un tribunal militar. Los israelíes trataron de salvar su vida, incluso apelando al Papa, que hizo un llamamiento a su favor, pero nada sirvió.

El 18 de mayo de 1965 fue ahorcado en una plaza pública de Damasco y su ejecución fue transmitida en directo por la televisión siria. El cuerpo de Cohen estaba semicubierto por una sábana blanca en la que se le habían escrito los cargos. Quedó colgado varios días y fue enterrado en un lugar secreto que hoy en día todavía se desconoce. Incluso las autoridades sirias aseguran que desconocen donde está enterrado pues tras décadas de cambiar de lugar sus restos el rastro se ha perdido.

Fuente

Hay una leyenda que cuenta que después de la visita de Cohen a las posiciones de artillería de los Altos del Golán, hizo una recomendación al alto mando sirio. Les dijo que los soldados sufrían por el calor y las quemaduras del Sol y les sugirió plantar árboles en cada emplazamiento de artillería. Y así lo hicieron. A los israelíes el lugar donde cada árbol crecía les sirvió de guía para conocer el emplazamiento de cada puesto de artillería. Cuarenta años después todavía hay búnkeres ocultos y alrededor de ellos los árboles todavía aportan su sombra.

Aunque Cohen falleció dos años antes de la batalla, sus informes influyeron en el resultado. Y su leyenda continúa en Israel.

Fuente: Las Grandes Batallas de la Historia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog