miércoles, 18 de mayo de 2011

La planta más solitaria del mundo


Un día de 1895, mientras caminaba por el bosque Ngoya en Zululandia, al sur de África, un botánico llamado John Medley Wood vio un árbol, que se veía distinto a los demás árboles, con múltiples troncos gruesos y lo que parecía unas hojas de palma en la parte superior. Desde lejos se veía casi como una palmera, y el Dr. Wood - quien se ganaba la vida recogiendo plantas raras le quitó unos tallos, y envió uno de ellos a Londres, a los Kew Gardens.

Archivo:John Medley Wood.jpg
John Medley Wood

Nombrado E. woodii , en honor del Dr. Wood, es una cícada. Las cícadas son unos árboles muy antiguos y resulta que éste, que está en Londres, puede ser el último árbol de su clase en nuestro planeta.

Hace doscientos millones de años, las cícadas estaban por todas partes. Desde Groenlandia a la Antártida (los continentes no estaban donde están ahora). Pterodáctilos volando a través de ellos. Grandes dinosaurios se los comían. Durante el período Jurásico, componían cerca del 20% de las plantas del mundo.

De alguna manera estos E. woodii han sobrevivido a la catástrofe que acabó con los dinosaurios, a través de cinco diferentes edades de hielo, aprendió a vivir con los más grandes, con nuevos árboles, en lugares más pequeños, entonces fueron disminuyendo, decenas de miles, miles, luego cientos y, a continuación, tal vez, sólo este.

The extremely  rare Encephalartos woodii at the KEW Royal Botanical Gardens.
E. Woodi

El problema es que estos árboles no se pueden fertilizar. Algunas plantas contienen partes masculinas y femeninas en el mismo individuo. El E. woodii no. Es, como dicen los botánicos, un organismo dioico, necesita un compañero.

Los investigadores han vagado por los bosque de Ngoya y otros bosques de África, en busca de una E. woodii que podría emparejarse con el de Londres. No la han encontrado. El árbol que se encuentra en Londres no puede producir una descendencia real. Se encuentra allí, a la espera de una compañera que ya no existe.

"Sin duda este es el organismo más solitaria del mundo", escribe el biólogo Richard Fortey, "condenado a no tener sucesores. Nadie sabe cuánto tiempo vivirá."

Vía: Npr



1 comentario:

Archivo del blog