miércoles, 11 de enero de 2012

Cuatro leyes absurdas alrededor del mundo


Las normas que rigen a todas las naciones protegen a los ciudadanos "honrados" y castigan a los que no las cumplen. Sirven para mantener el orden para que el país pueda ser estable y no se caiga en la anárquia. Hay, sin embargo, una abundante cantidad de países con leyes que son francamente ridículas. Aquí os dejo unas cuántas de ellas.


Francia: Ningún cerdo puede ser llamado Napoleón

Napoleón Bonaparte, dominó Europa durante las Guerras Napoleónicas (1799-1815), antes de ser finalmente derrotado en Waterloo por el Duque de Wellington. Los franceses tienen un gran respeto por él, y se cree que el famoso libro de George Orwell, "Rebelión en la granja", en la que el cerdo representa a Stalin, pero se llama Napoleón, hizo que se publicase esta ley. Incluso en Francia, al cerdo se le llama "César" Hoy, sin embargo, muchas personas consideran la ley una broma y no la respeta a nadie, y mucha gente no sabe ni que existe.

Fuente



Israel: Sonarse la nariz

Un rabino tiene la potestad, y a menudo lo hace, de prohibir los feligreses sonar sus narices durante el sábado. Esta ley existe, no tanto porque es desagradable el hecho en sí(aunque, obviamente, un factor que contribuye), sino también en que se cree que las hemorragia potenciales causadas ​​por la acción, violan el código religioso de la santidad. Esta ley por supuesto solo afecta a los creyentes, no a los ciudadanos comunes.


California (EEUU): Se prohibe el apareamiento en público de los animales

En California a los animales se les prohíbe el apareamiento público a una distancia inferior de 500 metros de cualquier taberna, escuela o iglesia. Lo que me pregunto es cómo esta ley se hace cumplir, yo todavía no he visto ningún tipo de "policías" o "reguladores", responsables de mantener las parejas de animales a 500 metros de una escuela.


Gran Bretaña: Prohibido morir en el Parlamento.

Gran Bretaña es famosa en toda Europa por sus leyes ridículas, que se remontan a cientos de años. Más de 2.000 leyes han sido derogadas, desde su larga historia. Una de las últimas que se han derogado, era la que advertía que era ilegal morir en el Parlamento. Si un parlamentario sufría un ataque al corazón lejos de la salida y necesita ayuda urgente, habría que sacarlo fuera antes de asistirlo, para que no muriese en el edificio.


Vía: Listverse


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog