miércoles, 7 de marzo de 2012

La lágrima de Fleming


Una de las serendipias mas conocidas en el mundo de la ciencia, se atribuyen al gran Alexander Fleming el inventor de la penicilina.

Alexander Fleming


La historia cuenta que Fleming advirtió que un disco de cultivo de bacterias había sido invadido por un moho proveniente de unas esporas que entraron por la ventana del laboratorio. En torno al moho había un círculo de bacterias reventadas que le permitieron reconocer un hongo llamado Penicillium notatum, de donde obtuvo finalmente un concentrado activo que llamó penicilina. En este caso el buen tiempo del verano de 1928 y una ventana abierta jugaron un papel protagonista, pero sería torpe no reparar en que Fleming era bacteriólogo y llevaba más de diez años investigando estas materias.

La biografía de Fleming recuerda otro hecho ocurrido seis años antes, que habla de su particular sensibilidad como investigador. En esa oportunidad una lágrima suya cayó accidentalmente en un cultivo, no se dio cuenta y al día siguiente, vio que donde había caído la lágrima había un hueco, las bacterias de esa parte del cultivo habían muerto. Acababa de descubrir una enzima llamada lisozima. Una enzima presente en las lágrimas y la saliva en donde actúa como una barrera frente a las infecciones.

Fuentes: La noche despierta y Santiago Apóstol Net

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog