jueves, 22 de noviembre de 2012

El pescador canario que fue general de las galeras de Árgel


Alí Arráez, general de las galeras de Argel, era también conocido como Alí Arráez Romero, Alí Arráez Canario o simplemente "El Canario". Su nombre original era Simón Romero, había nacido en Las Palmas de Gran Canaria, en torno a 1655, fue capturado pescando en Berbería a los 14 o 15 años.

File:1630 barbarie mercator.jpg
Mapa de Berbería. FUENTE


Vendido en Argel, su patrón lo dedicó al corso y en uno de sus viajes en 1659 renegó, adoptando el nombre de Alí y comprando su libertad. Probablemente, al menos una parte del dinero que reunió para ella la obtuvo en sus incursiones en Canarias. Por su valor, fue ascendido a contramaestre. En 1667 ya tenía un navío propio. En su tripulación contaba con varios renegados isleños, como sus primos Eusebio y Pedro.
Prueba de que frecuentó las aguas del archipiélago canario, es que en diversas redenciones aparece vendiendo 24 canarios apresados en ellas o faenando en las costas africanas vecinas. Pero su ámbito de actuación no se reducía a Canarias, actuó en el Mediterráneo occidental, desde Italia hasta Gibraltar y en las costas portuguesas hasta Galicia incluida.

Según los testimonios de los cautivos que declararon ante el Santo Oficio canario, entre 1668 y 1675 arribaron a Argel no menos de 30 de sus capturas. Una sola de ellas le proporcionó 400 esclavos, mientras que las mercancías que obtuvo de un navío que navegaba de Livorno a Inglaterra le reportaron 67.000 doblones.

Pero sin lugar a dudas, la joya de la Corona de sus capturas, la constituyó el navío en el que viajaba don Lorenzo Santos de San Pedro, Regente de la Audiencia de Sevilla, del Consejo Real, Señor de Baños y de la Orden de Santiago, que retornaba a la Península desde Tenerife, el 8 de diciembre de 1668 en un navío inglés, y a la altura de Lisboa fue atacado y apresado por Alí Romero y otro renegado llamado Corali. Trasladado a Argel, fue rescatado por 244.000 reales de plata. Además, los corsarios obtuvieron otras cantidades por los restantes pasajeros del barco y 152.000 reales por las mercancías.

Prueba de su importancia, es no sólo el título de General de las galeras argelinas, sino que viajó a Estambul como embajador ante el sultán turco, en busca de municiones para conquistar Orán a los españoles.

FUENTE

Vivía de acuerdo con su status, pues habitaba junto a su mujer, en una hermosa y costosa mansión, con treinta criados entre cautivos y renegados, muchos de ellos canarios. Ayudó mucho a su familia, pagando el rescate de su padre y otros familiares. La generosidad de Alí Romero no se redujo a su familia, sino que se extendió a los cautivos canarios y aún a los que no lo eran. Además, les ayudaba materialmente en su cautiverio, tal como acredita el notario de la Inquisición canaria, Cristóbal Montes de Oca, quién reconoció ante este tribunal que le había regalado una piel de camello para confeccionarse un traje y entregado alimentos en varias ocasiones.

Se cree que murió en 1691, y aunque cuentan que fue un buen musulmán, nunca olvidó sus orígenes y ayudó a muchos de sus paisanos cuando eran capturados.


Vía: Alberto Anaya Hernández

1 comentario:

Archivo del blog