martes, 12 de febrero de 2013

Las zanahorias, la vista y la II Guerra Mundial


Para facilitar que los niños coman verduras, los padres cuando le dan zanahorias les dicen que son buenas para la vista. Pero, ¿hay algo de verdad en esta creencia común? Bueno, sí y no. Las zanahorias no van a mejorar tu agudeza visual, pero las vitaminas que se encuentran en los vegetales puede ayudar a la salud general de los ojos.

FUENTE

Durante siglos, las zanahorias se han asociado a beneficios para la salud. En la Edad Media, se creía que las zanahorias lo curaban todo, desde enfermedades de transmisión sexual a mordeduras de serpiente. Las zanahorias se asociaron con la visión, nocturna, durante la Segunda Guerra Mundial. La Real Fuerza Aérea Británica publicó un artículo que decía "Ojos de gato" calificando de esta manera al piloto de combate de John Cunningham, que debía su habilidad tripulando con visión nocturna a su régimen estricto de zanahorias. Después de esto, muchos británicos comenzaron a cultivar y a comer más zanahorias. Ellos querían mejorar su visión para ver mejor durante los apagones obligatorios que eran comunes durante la Segunda Guerra Mundial. La historia de Cunningham, era, en realidad, propaganda para ocultar el hecho de que la Royal Air Force estaba usando el radar para localizar bombarderos de la Luftwaffe durante la noche.

JOHN CUNNINGHAM.   fuente

A pesar de la propaganda británica las vitaminas que se encuentran en las zanahorias ayudan a la salud general de los ojos. ¿Cómo ayudan las zanahorias a tus ojos?

Las zanahorias son ricas en beta-caroteno, un pigmento carotenoide que se encuentra en muchas frutas y verduras anaranjadas. El beta-caroteno se convierte en vitamina A. Una falta exterma de vitamina A puede causar ceguera. De hecho, en los países en vía de desarrollo, la deficiencia de vitamina A es la causa principal de ceguera. La falta de vitamina A también puede llevar a la xeroftalmia, (los ojos no pueden producir lágrimas), hay sequedad en los ojos, párpados hinchados y úlceras corneales. La vitamina A también puede prevenir la formación de cataratas, la principal causa mundial de ceguera. Sin embargo, si tus problemas de visión no están relacionados con la vitamina A, tu visión no va a cambiar, no importa cuántas zanahorias te comas.

Las zanahorias no son el único vegetal que contiene beta-caroteno, la batata, mango, calabaza, albaricoques y melón, también son fuentes de beta-caroteno. Este nutriente también puede ser encontrado en productos lácteos como la leche y el queso, así como las yemas de huevo y el hígado.Pero ten cuidado con la cantidad de beta-caroteno que ingieres, dado que es un pigmento, y la piel puede anaranjarse.

Además las zanahorias también contienen luteína, un antioxidante. Los alimentos ricos en luteína aumentan la densidad de pigmento en la mácula, el área de color amarillo de forma oval cerca de la retina del ojo. Cuanto mayor sea la densidad del pigmento en la mácula, mejor protege tu retina y menor será el riesgo de degeneración macular. Además de las zanahorias, las espinacas, la col rizada, y las verduras de hoja verde oscura contienen luteína.

Vía: Howstuffworks



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog