viernes, 22 de febrero de 2013

Una broma pesada que costó un Nobel


El físico estadounidense Ralph Alpher no es premio Nobel, por culpa de una broma pesada. En 1948 Alfred fue el primero en describir el origen del Universo y predecir la temperatura de radiación dejada por el Big Bang. En 1964 se descubrió el fondo de microondas cósmico que confirmaba la teoría de Alfred sobre el Big Bang. Pero en 1948 su supervisor en la Universidad George Wasghinton, un físico famoso llamado George Gamow pensó que sería divertido que el trabajo de Alpher lo firmase también otro físico llamado Hans Bethe, así resultaría la firma Alpher, Bethe, Gamow, que sonaba como Alfa, Beta, Gamma.

ALPHER.   Fuente

Como el menos conocido era Alpher la comunidad científica pensó que en realidad el mérito era de Bethe y Gamow y el nombre de Alpher se olvidó rápidamente. Hasta el punto de que cuando se confirmaron las radiaciones cósmicas previstas por Alpher, la Academia Sueca le otorgó el Nobel a Bethe en 1967, pero no a Alpher a pesar de sus protestas. Desencantado pasó a trabajar para la General Electric.

El bromista  GEORGE GAMOW  Fuente

En sus primeros años en la General Electric trabajó en los problemas de reentrada de vehículos desde el espacio. De 1987 a 2004 se desempeñó como Profesor Distinguido de Investigación de Física y Astronomía de la Union College en Schenectady, Nueva York, durante los cuales fue capaz de volver a la investigación y la docencia.

Con la concesión de la Medalla Nacional a la Ciencia en 2005, tuvo el debido reconocimiento a su trabajo. Neil deGrasse Tyson fue el que lo recomendó para el premio al National Science Foundation. También recibió el doctorado honorario en Ciencias de la Union College y el Instituto Politécnico Rensselaer. Ralph Alpher murió el 12 de agosto de 2007. Sin el Nobel de Física que realmente merecía.


Vía: Miniaturas Radio 5 y Wikipedia


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog