martes, 10 de septiembre de 2013

La historia de las hermanas Sutherland: Una vida por los pelos


En el siglo XIX, lo más erótico que podía hacer una actriz de teatro es dejar crecer su pelo hasta los pies. De hecho, las primeras celebridades en los Estados Unidos fueronlas Siete Hermanas Sutherland, que sumaban más de 11 metros de cabello entre ellas. Sarah, Victoria, Isabella, Grace, Naomi, Dora, y Mary Sutherland cantaban y tocaban varios instrumentos, pero nadie realmente se preocupaba por eso. La gente iba a verlas por su pelo. Hacer alarde de todo ese pelo en el escenario no era suficiente para que los Sutherland se hicieran ricos, por lo que el padre de las hermanas, el reverendo Fletcher Sutherland, inventó un tónico de crecimiento capilar. El dinero llegó a espuertas a la familia. A mediados de la década de 1880, ninguna de las hermanas podía caminar por la calle, sin ser asediadas por sus fans.

La suya fue una historia de cenicientas. Las hermanas nacieron entre 1845 y 1865, tuvieron una vida mísera en una granja de pavos en Cambria, en el condado de Niágara. Ellas pastoreaban pavos descalzas y con ropas andrajosas, y para empeorar las cosas, su madre, María, len untaba en el pelo una pomada de olor horrible, que ella creía que lo hacía crecer fuerte. Los compañeros de clase de las niñas les evitaban por el olor. Mientras tanto, su padre, el vago de Fletcher Sutherland, solo se preocupaba de sí mismo. En la granja, los Sutherland probablemente no tenían idea de que el país estaba al borde de una tremenda revolución industrial, y las Cataratas del Niágara, pronto sería fuente de energía eléctrica, a sólo 20 kilómetros de su casa.

La madre de las niñas murió en 1867, y las niñas se liberaron del aceite de olor fétido. Después de su muerte, Fletcher perseveró en sus sueños de fama y fortuna mediante la explotación de sus hijos. Los Sutherland, incluyendo el único hermano de las niñas, Charles, comenzaron a aprender a tocar instrumentos musicales y pronto iban por el Condado de Niagara dando conciertos. Con 13 años, la quinta hija, Naomi, asombró a todo el público con su voz y el pelo largo hasta la cintura, y recibió críticas positivas en los periódicos de Rochester y Albion.

Las siete hermanas junto a su padre  FUENTE

Anunciadas como "Las Siete Maravillas", las hermanas Sutherland, ahora sin Charles, llegaron a la ciudad de Nueva York a principios de diciembre de 1880, con sus cabellos impresionantes hicieron su debut en Broadway. Las hermanas, tuvieron un gran éxito, pero los ingresos no eran suficiente para Fletcher, quien comenzó a pensar en la idea de un tónico para el crecimiento del cabello en 1882, cuya base era la pomada de olor fétido de su difunta esposa. Fletcher se unió a Harry Bailey pariente del magnate del circo James A. Bailey, que cortejaba a una de las hermanas, Naomi. Bailey fundó la Sutherland Sisters Corporation y solicitó la primera patente de la compañía en 1883, para el crecepelo "Seven Sisters Sutherland".

Las Siete Hermanas con Harry Bailey   FUENTE

A finales de 1884, la Sutherland Sisters Corporation había ganado 90.000 dólares de la época. En 1885, Harry Bailey y Naomi Sutherland se casaron. Fletcher murió alrededor de 1888, y las hermanas se convirtieron en copropietarias de la empresa, que se expandió para incluir a toda una línea de productos para el cabello como un peine, un limpiador del cuero cabelludo, tintes, así como otros cosméticos...Con el tiempo, la compañía abrió oficinas en Nueva York, Filadelfia, Chicago, Toronto, e incluso La Habana, con una vasta red de 28.000 distribuidores. En 1890, las hermanas habían vendido 2,5 millones de botellas del crecepelo, recaudando más de 3 millones de dólares.

Etiqueta del crecepelo.  FUENTE


Publicidad del tónico capilar  FUENTE

El golpe de gracia a la prosperidad de las Sutherland llegó en la década de 1910: las mujeres jóvenes comenzaron a cortarse el pelo muy corto. A medida que la tendencia se hizo más dominante, el crecepelo de las Siete Hermanas Sutherland se desplomó. En 1920, solo quedaban dos hermanas vivas, María y Gracia, trataron de mantener vivo el negocio. En 1936, todo acabó. María terminó en un psiquiátrico en Buffalo, donde murió en 1939. Gracia murió indigente a los 92 años en 1946, enterrada en una tumba sin nombre.


Vía: Collector Sweekly


1 comentario:

Archivo del blog