miércoles, 23 de octubre de 2013

La novia cadáver gallega


Inés de Castro nació en la comarca de A Limia, Galicia, en 1325. Noble gallega, perteneciente a la poderosa Casa de Castro, emparentada con los primeros reyes de Castilla. A los quince años de edad, Inés de Castro llegó a la corte portuguesa como dama de compañía de la infanta española Constanza Manuel de Castilla segunda esposa de Pedro, príncipe heredero de Portugal. Pedro se enamoró perdidamente de ella. Ese amor florecido en una relación ilícita escandalizó a la corte y amenazó las relaciones internacionales garantizadas por el matrimonio del príncipe.

A pesar de la desaprobación manifiesta de su padre, Pedro e Inés continuaron con su unión teniendo cuatro hijos ilegítimos. Cuando la esposa de Pedro murió inesperadamente en un parto, el Rey Alfonso IV se encargó de que Inés fuese apartada de la corte y la envió a un monasterio para evitar más problemas. Pero Pedro siguió a Inés, y los dos vivieron abiertamente como pareja, para horror del Rey. Finalmente, no pudo aguantar más, y el rey mandó matar a Inés, que fue capturada y decapitada ante los ojos de sus hijos horrorizados. Los caballeros que ejecutaron la orden fueron Gonzálvez, Coelho y López Pacheco.

Dos años más tarde, el príncipe ascendió al trono, y mandó a exhumar el cuerpo de Inés, la vistió y la sentó junto a él en el trono. Entonces mandó a todos los miembros de la presentarse ante Inés y besarle la mano esquelética, y declararle su lealtad.

Cuadro de Pierre Charles Comte en la que aparece Inés cadáver  FUENTE


De los tres asesinos de Inés, Pedro Coelho y Álvaro Gonçalves expiaron de un modo terrible su crimen; al primero le fue arrancado el corazón por el pecho, y al segundo por la espalda; Pacheco pudo escapar a Francia y se perdió su rastro.

Suntuosos fueron los funerales que se hicieron a Inés; su cuerpo fue depositado en el monasterio de Santa Clara en Alcobaça en una tumba de mármol blanco, con una efigie coronada que Pedro había hecho preparar de antemano, y cerca de la cual hizo erigir su propia sepultura.

Tumba de Inés   FUENTE

 En la tumba se puede leer: "Hasta el fin del mundo". Pedro le acompañaría doce años después.


Fuentes: Atlas Obscura y Wikipedia

2 comentarios:

Archivo del blog