martes, 26 de noviembre de 2013

El primer "selfie" de la historia


El 19 de noviembre, el Oxford Dictionaries online anunció que " selfie " era la palabra del año en inglés. El término, cuyo primer registro como hashtag en Instagram el 27 de enero de 2011, fue inventado en 2002, cuando un tío de Australia publicó una foto de sí mismo en un foro de internet y lo calificó como un "selfie".
El origen de los selfies (autorretratos) se remonta a los orígenes de la propia fotografía.

El primer caso registrado de un selfie se remonta a 1839, un joven químico de Filadelfia llamado Robert Cornelius salió de la tienda de su familia y tomó una fotografía de sí mismo. El impactante autorretrato de Cornelius fue un indicativo de su don para la fotografía.

Robert Cornelius (1809–1893) fue un ciudadano americano pionero en el campo de la fotografía.
Nacido de inmigrantes alemanes. En 1831, comenzó a trabajar para su padre especializandose en chapado de plata y pulido de metales. Llegó a ser muy conocido en su trabajo tanto que, un día, Cornelius fue abordado por Joseph Saxton para pedirle que lo ayudara a crear un plato de plata para su daguerreotipo de la Escuela Superior Central en Filadelfia. Este encuentro fue el que despertó el interés de Cornelius en la fotografía.

Ayudado de su propio conocimiento en química y metalurgia, así como el apoyo del químico Paul Beck Goddard, Cornelius intentó perfeccionar el daguerrotipo. En octubre de 1839, Cornelius tomó un retrato de sí mismo fuera de la tienda de su familia. El daguerrotipo producido muestra un retrato descentrado de un hombre con los brazos cruzados y el pelo despeinado. Este autorretrato de Robert Cornelius es una de las primeras fotografías de una persona.

Robert Cornelius  FUENTE

Cornelius operaría dos de los primeros estudios fotográficos de los Estados Unidos entre 1841 y 1843 pero, a medida que la popularidad de la fotografía fue creciendo y más fotógrafos abrieron sus propios estudios, Cornelius perdió interés o se dio cuenta de que podía ganar más dinero en la empresa de iluminación a gas de su familia.

Para consuelo de los incondicionales lingüístas cuya sangre hierve con este pedacito de argot australiano que entra en el léxico, no tengan miedo, el Oxford Dictionaries Online es muy, muy diferente que el English Dictionary de Oxford.


Vía: Openculture y Wikipedia


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog