martes, 29 de abril de 2014

El váter que hundió un submarino


El 6 de abril 1945, un submarino de la marina de guerra alemán, el U-1206 partió de la ciudad portuaria de Kristiansand, en Noruega ocupada por los nazis, y comenzó su primera patrulla de combate. Asignado a las aguas del Atlántico Norte, su misión era buscar y destruir las naves británicas y estadounidenses en alta mar. La vida de la tripulación en los submarinos de este tipo, no era muy peligrosa, aunque si incómoda, el espacio era reducido, y los baños no eran un excepción. Sólo había dos aseos, y uno al lado de la cocina, pero ese espacio se utilizaba a menudo para almacenar alimentos y en esa misión el ​​inodoro no estaba disponible, lo que significaba que toda la tripulación tuvo que compartir el otro baño.

U-1206  FUENTE

La instalación de cañerías en los submarinos alemanes de la época difería de los submarinos estadounidenses y británicos en un aspecto importante: Los inodoros alemanes descargaban su contenido directamente al mar, en lugar de en un tanque séptico. No tener este depósito ahorraba un espacio valioso, pero tenía un precio. Los baños sólo se podían utilizar cuando el submarino estaba navegando o cerca de la superficie. Cuando se sumergía el submarino, la presión era demasiado grande para que los baños eliminasen los residuos. Si la naturaleza te llamaba en tales circunstancias, los miembros de la tripulación tenían que utilizar cubos, latas o cualquier otro recipiente que tuviesen a mano.

Los sistemas de ventilación de los submarinos alemanes de la Segunda Guerra Mundial eran notoriamente insuficientes, lo que significaba que, incluso en las mejores circunstancias, el aire estaba enrarecido con el humo del diésel, los olores corporales... Cuando los baños no estaban disponibles y todos esos cubos y latas se llenaban a rebosar el hedor era insoportable.

El U-1206 tenía un nuevo y mejorado sistema de cañerías que podía funcionar en aguas profundas. A diferencia de muchos submarinos de la flota, tenía sanitarios de alta presión que podrían utilizarse a mayor profundidad que los estándars. Pero el nuevo sistema era muy difícil de operar. Los baños venía con unos manuales muy complicado y había un tripulante especializado en el funcionamiento de los mismos. Apenas una semana después de su primera patrulla en el U-1206, el capitán del submarino Karl Adolf Schlitt tuvo que usar el servicio, mientras el submarino se desplazaba a una profundidad de 200 pies, a unos ocho kilómetros de la costa de Escocia. En teoría podía hacerlo, pero en lugar de solicitar la ayuda del especialista, Schlitt trató de seguir las instrucciones del manual. Algo iba mal, y cuando Schlitt preguntó el especialista la cosa empeoró, el tripulante " especializado" abrió la parte exterior de la válvula, que se abrió al mar, mientras que la válvula del interior también estaba abierta, provocando un torrente de agua que entró en el submarino.

Capitán Schlitt  FUENTE

Entonces otro fallo en el diseño del U-1206 se hizo evidente. Las baterías de los motores eléctricos U-1206 que estaban en un compartimento justo debajo del inodoro no funcionaban correctamente. El agua de mar se mezcló rápidamente con el ácido de las baterías creando un gas cloro mortal, que comenzó a extenderse por todo el submarino. Schlitt no tuvo más remedio que ordenar que el submarino saliese a la superficie. Emergieron a la vista de la costa de Escocia, fueron avistados por los aviones aliados y le atacaron. Un miembro de la tripulación murió en la refriega que siguió; otros tres cayeron al agua y se ahogaron. El U-1206 fue gravemente dañado en el ataque y empezó a hundirse. Viendo que no había manera de salvar su submarino, el capitán Schlitt ordenó a la tripulación que lanzase los botes salvavidas.

FUENTE

El U-1206 esel único buque de guerra de la historia naval que fue abatido por el mal funcionamiento de su retrete. Treinta y seis miembros de la tripulación fueron rescatados por barcas pequeños la zona; otros diez llegaron a la costa en sus botes salvavidas y fueron capturados.

Vía: Neatorama

4 comentarios:

  1. No conocia esta historia.

    En contra de lo que podemos pensar, los U-boot del tipo VII, el submarino aleman mas tipico de la IIGM, no eran una maquina muy adecuada para su tarea. Eran submarinos costeros, demasiado pequeños para las patrullas oceanicas. Por eso salian del puerto atestados de comida y carga, sobre todo de sacos de patatas que ocupaban gran parte del espacio.

    El tema del rocodromo nos recuerda que practicamente cualquier cosa puede hundir a un submarino, cualquier pequeño fallo que en un buque de superficie no tiene importancia puede ser fatal en un submarino. Y el submarino esta lleno de cientos de tubos y sistemas.

    ResponderEliminar
  2. Schlitt simplemente la cagó

    ResponderEliminar
  3. En contra de tu afirmación de “La vida de la tripulación en los submarinos de este tipo, no era muy peligrosa, aunque si incómoda”, la vida en los submarinos era muy peligrosa y en la mayoría de los casos corta.
    De los casi 40.000 hombres de la fuerza de submarinos alemana, murieron 28.000 hundidos con sus naves y 8000 fueron capturados.
    Puede verse un breve resumen acá http://es.wikipedia.org/wiki/U-Boot.
    Los submarinos fueron un arma de guerra muy efectiva los dos primeros años de la guerra, después empezaron a a ser hundidos en gran numero por la aparición y perfeccionamiento del radar y del sonar activo además de los cambios en las tácticas de defensa de convoyes unido a una eficaz labor de espionaje que permitió a los aliados saber donde repostaban en alta mar.
    La fuerza de submarinos alemana fue la fuerza inter arma que mas hombres perdió en toda la segunda guerra mundial superando incluso a al mando de bombardeo de la RAF.(67 % para el mando de bombardeo contra mas del 80 %para la fuerza de submarinos.

    ResponderEliminar
  4. Esta experiencia demuestra que no se puede "descuidar la mierda".

    ResponderEliminar

Archivo del blog