jueves, 28 de agosto de 2014

Las bomba del Zar: La mayor bomba jamás detonada


El 30 de octubre de 1961, la Unión Soviética detonó el arma nuclear más potente jamás creada. La bomba del Zar, también conocida como Iván, tenía 57 megatones, 400 veces la potencia de las que explosionaron en Hiroshima y Nagasaki. Fue diseñada en 1960 para realizar la promesa de Nikita Kruschev de mostrar los Estados Unidos, la capacidad destructiva de la URSS.

En la Asamblea General de las Naciones Unidas de 1960, Kruschev, el entonces Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética, dijo que el mundo debía saber que la URSS estaba dispuesta a mostrar su poderío y a oponerse a los EE.UU. y su expansión del capitalismo. Un equipo de cuatro personas, Victor Adamskii, Yuri Babaev, Yuri Smirnov y Yuri Trutnev, crearon una bomba que sería casi cuatro veces más potente que la de su rival estadounidense que detonó en Bikini. La bomba se hizo en un tiempo récord de 15 semanas.

Kruschev  FUENTE

La bomba tenía veintisiete toneladas, y requirió que las puertas de la bodega del avión que la transportaba fueran cortadas para que cabiese a bordo. En un principio iba a tener 100 megatones, sin embargo, los diseño demostraron que la lluvia radiactiva podía llegar a la URSS. Así que se tomó la decisión de limitar la cantidad de TNT e incluir plomo con el fin de obstaculizar la propagación de la lluvia radiactiva.

La bomba del Zar  FUENTE

Pero, incluso con estas restricciones, en la mañana del 30 de octubre, la bomba explotó dos millas y media por encima de superficie en la Bahía de Mityushikha. A pesar de la altura a la que detonó la bomba creó un hongo que que llegó cerca del avión que la había transportado, a unos 64 kilómetros de altura. La luz de la explosión se podía ver desde unos 1.000 kilómetros de distancia. En el área de la explosión 25 kilómetros quedaron destruidos totalmente.

La bomba del Zar fue el punto de inflexión en las pruebas nucleares durante la Guerra Fría. Ninguna bomba estuvo cerca de su poder devastador. Las siguientes mayores explosiones nucleares llegaron a unos 25 megatones. El tamaño de la bomba hizo muy difícil la producción de la misma y nunca se contempló una producción en masa.



En 1.963 un tratado nuclear prohibió las pruebas nucleares por encima de la superfice, lo que limita a los países con capacidad nuclear las pruebas a explosiones subterráneas.

Vía: Leftways

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog