miércoles, 29 de octubre de 2014

Lavrenti Beria: El "Himmler" de Stalin


Lavrenti Pavlovich Beria era un georgiano, como Stalin, quien lo llamaba "mi Himmler". Participó en actividades revolucionarias desde su adolescencia y fue jefe de la policía secreta en Georgia con veinte años. Allí supervisó las purgas despiadadas de la década de 1930 en la región. En 1938 llegó a Moscú como lugarteniente de Nikolai Yezhov, "el enano sanguinario', jefe de la policía secreta soviética (NKVD). Al final de ese año Yezhov fue sustituido por Beria en el mando, y dos años más tarde fue ejecutado tras ser acusado por el propio Beria.

Yeshov  FUENTE

Beria era conocido por su sádico disfrute de la tortura y su gusto por golpear y violar a las mujeres y la violación de niñas de corta edad. Stalin le mandó acabar con su antiguo compañero Néstor Lakoba . Beria envenenó a Lakoba, le arrancó las vísceras para impedir la autopsia, detuvo a su mujer y la torturó durante dos años hasta que murió, mandó apalear a su anciana madre hasta que la mataron a golpes, y mantuvo arrestados a sus hijos menores hasta que, con la mayoría de edad, buscó un pretexto y los ejecutó. Beria fue, además, un cruel violador, en su casa se encontró ingente material de corte pedofilo e instrumentos sexuales de todo tipo. Todos los días después de departir en el Kremlin con Stalin, se pasaba un rato por la Lubianka , principal centro de detención de “enemigos del pueblo” de Moscú, para torturar y violar.

Beria con Stalin en el fondo y la hija de Stalin Svetlana
Lavrenti Beria con Svetlana hija de Stalin y el propio Stalin al fondo  FUENTE

En el momento de la muerte de Stalin en 1953 era uno de los hombres más odiados en el país. Beria no tardó en llegar a un entendimiento con Gueorgi Malenkov sucesor de Stalin, consiguiendo el Ministerio combinado de la Seguridad del Estado y de Asuntos Internos, que lo puso en el control tanto del servicio secreto como de la policía, así como un pequeño ejército de divisiones de infantería. Muchos de sus colegas de partido lo temían tanto como a Stalin y empezaron a tramar contra él.

La caída de Beria fue dirigida por Nikita Kruschev, que había sustituido a Malenkov como Secretario Gral. del Comité Central del Partido. Kruschrv se aseguró el apoyo de otras figuras poderosas, incluyendo a Malenkov y un gran número de generales. El 26 de junio de 1953, en una reunión del Presidium, Kruschev lanzó un virulento ataque a Beria, acusándolo de ser un arribista cínico, a sueldo de la inteligencia británica, y de no ser un verdadero comunista. Beria se sorprendió y dijo: '¿Qué está pasando, Nikita?', Y Kruschev le dijo que no tardaría en averiguarlo. El veterano Molotov y otros miembros intervinieron contra Beria y Kruschev instó a una mocion para su cese inmediato. Malenkov pulsó un botón en su escritorio como la señal preestablecida para que el mariscal Zhukov y un grupo de oficiales armados que estaban en una habitación cercana irrumpieran, y detuviesen a Beria.

Kruschev  FUENTE

Los hombres de Beria custodiaban el Kremlin, por lo que los oficiales tuvieron que esperar hasta la noche para sacarlo de incógnito en la parte de atrás de un coche. Fue llevado primero a la prisión de Lefortovo y, posteriormente, al Cuartel Gral. del Distrito de Defensa Aérea de Moscú, donde fue encarcelado en un búnker subterráneo. Su arresto se mantuvo en secreto mientras que sus principales lugartenientes eran detenidos.

El Comité Central puso la acusación en manos de Rudenko, un fiscal con gran experiencia para asegurarse que Beria fuese condenado y ejecutado con prontitud con una apariencia de legalidad. Pravda anunció la caída de Beria el 10 de julio, acreditando la iniciativa al camarada Malenkov y en referencia a "actividades criminales contra el Partido y el Estado '. El 17 de diciembre, la oficina del Rudenko anunció que Beria y seis cómplices, alentados por las agencias de inteligencia extranjeras, habían estado conspirando desde hace muchos años para tomar el poder en la Unión Soviética con el fin de restaurar el capitalismo. Un tribunal especial fue establecido. A los acusados no ​​se les permitió ninguna representación. Cuando fueron condenados a muerte, según el general Moskalenko, Beria cayó al suelo y rogó de rodillas clemencia, una cualidad que no había mostrado jamás a los demás. Beria y el resto de los condenados fueron ejecutados de inmediato y su esposa e hijo fueron enviados a un campo de trabajo siberiano.

Vía: History Today

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog