sábado, 24 de enero de 2015

Guerra Civil Española: El fusilamiento de Cristo


Hoy como casi todos los sábados tocan fotografías y esta es muy controvertida pero retrata un tiempo, una guerra y un país.

FUENTE

Esta magnífica fotografía fue tomada en el verano de 1936 (finales de julio, principios de agosto) en el Cerro de los Ángeles ( el "corazón" geográfico de España) y fue publicada en el Daily Mail británico, así como en varios periódicos republicanos españoles.

Ha habido algunas denuncias que dicen que la imagen es un montaje, puede ser posible. Aunque estos milicianos que 'ejecutan' al Cristo del Cerro de los Ángeles con disparos de fusil luego terminaron el trabajo con dinamita. El monumento posteriormente fue restaurado en el franquismo por suscripción pública

El hombre contemporáneo en su salvajismo arremete contra las obras de arte cuando son contrarias a su ideología al menor pretexto. En 2001 los talibanes volaron los Budas de Bamiyán.

No se puede olvidar el nefasto papel de la Iglesia en España en esa época. Pero la quema de conventos e iglesias y el asesinato de miembros del clero también fue una realidad de la izquierda revolucionaria.

Vía: Strange History

1 comentario:

  1. ¿El nefasto papel de la Iglesia en España en esa época?, ya se ve el sectarismo del que ha publicado este comentario, intentando reducir el atroz comportamiento de la izquierda.
    La Iglesia en aquel tiempo solo perdonó todas las atrocidades que cometieron con ella, mientras les fusilaban a sus miembros, ellos bendecían a sus ejecutores.
    Ya esta bien que en cima de torturarlos y ejecutarlos, se les calumnie con toda impunidad.
    -Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos.
    -Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra.
    -Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
    -Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
    -Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. -Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
    -Bienaventurados los que buscan la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
    -Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos.
    -Bienaventurados seréis cuando os injurien, os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos porque vuestra recompensa será grande en los cielos.
    Ellos siguieron hasta el último instante de sus vidas las bienaventuranzas, ¡Benditos sean!
    ¡Que los innumerables mártires nos sigan bendiciendo!
    Dios les perdone a los cobardes que no saben defender las verdad y se unen a las calumnias de lo correctamente político.

    ResponderEliminar

Archivo del blog