lunes, 12 de enero de 2015

La larga historia del terrorismo en Francia


Tras los atentados yihadistas de estos últimos días en Francia, el fenómeno terrorista ha llegado de nuevo a los titulares de medio mundo. Esto suele pasar cuando hay un gran atentado en Occidente. La violencia terrorista tiene una larga historia en Francia. El término "terrorismo" fue acuñado precisamente en este país a raíz de la revolución de 1789 como un término para describir la sangrienta campaña del gobierno contra los contrarrevolucionarios.

Durante el siglo XIX los anarquistas de todo el mundo, inspirados por sus homólogos rusos, tenían como objetivo a los jefes de estado, presidentes o monarcas, durante la llamada "Década del regicidio 'entre 1892 y 1901. El presidente estadounidense William McKinley, asesinado en septiembre de 1901, fue un ejemplo de este espasmo de violencia. Los civiles no se libraron de los ataques de los anarquistas. Así, en febrero de 1894, el francés Emile Henry lanzó una bomba en un restaurante de lujo parisino perteneciente al Hotel Terminus y huyó, causando una muerte y decenas de heridos.

Emile Henry  FUENTE

Una nueva ideología sustituyó al anarquismo en el mundo del terror, el fascismo. En noviembre de 1937, el Comité Secreto d'Acción Revolucionaria, también conocido como "La Cagoule", se dió a conocer por la opinión pública. La Cagoule, de extrema derecha  no cometió los ataques indiscriminados contra la población civil; asesinó a varios antifascistas italianos destacados que residían en Francia a cambio de armas de Mussolini. Sin embargo, su plan maestro era derrocar la República Francesa e instaurar un régimen fascista en su lugar. Para lograr este objetivo, los activistas deCagoule cometieron varios atentados anónimos, sobre todo en París, con la esperanza de difundir el temor de que el Partido Comunista había perpetrado los ataques y que la revolución era inminente. Sin embargo, el grupo no logró convencer a sus amigos en el ejército para tomar medidas preventivas contra la izquierda y las autoridades destaparon la trama.

Eugene Deloncle jefe de operaciones de "La Cagoule"  FUENTE

La violencia continuó en los llamados ¨años de plomo¨ de la Ocupación nazi de Francia. Después de la invasión nazi de la Unión Soviética en junio de 1941, el partido comunista francés, finalmente libre de la neutralidad que le fuera impuesta por Moscú, comenzó una campaña de atentados y asesinatos contra los grupos militares y colaboracionistas alemanes. Los ataques atrajeron duras represalias de las autoridades de la ocupación  fueron tomados rehenes de la localidad en la que se producían  los ataques y eran fusilados. Para combatir a la resistencia, el régimen de Vichy fundó "La Milicia" en enero de 1943, una fuerza paramilitar destinada a cazar y matar a los miembros de la Resistencia.


El conflicto civil en Argelia durante la década de 1950 dio lugar al argelí Frente de la Liberación Nacional (FLN). Este movimiento nacionalista reaccionó a la represión en el territorio con el fusilamiento de oficiales de la policía y del gobierno francés y ataques a la población civil. Los colonos franceses fundaron la Organización del Ejército Secreto (OAS)  y cometieron sus propias atrocidades en Argelia.

Durante los años 1970 y 1980,  el radicalismo de izquierdas vió nacer grupos como Acción Directa. Action Directe surgió en el entorno europeo del terrorismo anticapitalista que dio origen a grupos de como el Rote Armée Fraktion en Alemania y la Brigadas Rojas en Italia.

El espectro del terrorismo político-religioso emerge durante la década de 1990. A principios de 1990, nace el Grupo Islámico Armée (GIA) que cometió atentados en territorio francés tanto para proporcionar un nuevo impulso a su campaña política como para castigar a Francia por su pasado imperial en el territorio. Sus acciones en la década de 1990 incluyeron el secuestro de un avión con destino a Francia el día de Navidad de 1994 y el ataque con bombas de estaciones de metro de París, en particular, la estación de Saint-Michel, donde ocho personas murieron.

El terrorismo, como se desprende de la experiencia francesa, está en constante evolución, y cada tiempo tiene su forma de ejercer el terror. Pero el pasado nos indica que acaba siendo vencido y sustituido por otro tipo de terror.

Vía: History Today

1 comentario:

Archivo del blog