viernes, 27 de marzo de 2015

Artemisia Gentileschi: Una pintora del siglo XVII en un mundo de hombres


En los últimos 100 años, Artemisia Gentileschi se ha convertido en una de las artistas más reconocidas del siglo XVII. Sus pinturas inspiradas en Caravaggio, llenas de violencia dramática y el uso sorprendente de la sombra y la luz. Incluso su serie de pinturas sobre la decapitación de Judith a Holofernes son más cautivadoras que una serie similar de Caravaggio.

Autorretrato de Artemisia Gentileschi  FUENTE

Sin embargo, el público y la crítica sienten una cierta decepción por las pinturas realizadas en las últimas décadas de su carrera, cuando estaba en el apogeo de su fama. Estas pinturas son demasiado suaves en comparación con los primeros trabajos de Artemisia. Pero esto se debe a algo que posteriormente desvalaremos.

Artemisia era la hija del pintor toscano, Orazio Gentileschi. Su abuelo y su tío eran también pintores, y el círculo de su padre incluía a Caravaggio y a Agostino Tassi. En 1611, Tassi, muy conocido por su arquitectura ilusionista, tomó a Artemisia como discípula. Pero Tassi la violó, un crimen que es bien conocido porque Orazio lo demandó por "desfloración."

En 1612, después de estar casada con un amigo de la familia, Pierantonio Stiattesi, Artemisia fue a Florencia, donde creó algunas de sus obras más famosas, incluyendo los sangrientos "Judit y Holofernes" que durante años se ocultó por los Uffizi para no escandalizar al público. En Florencia, Artemisia tiene entre sus mecenas al Gran Duque Cosimo II de Médici, y entabla amistad con Galileo y Miguel Ángel Buonarroti el Joven. Convirtiéndose en la primera mujer en ser incluida en la Accademia del Disegno.

Judith decapitando a Holofernes  FUENTE

En su primera época las obras de Gentileschi están influenciadas por la violación y su lucha en un mundo de hombres. De ahí su extrema violencia y la ferocidad de las mismas. En 1620 viajó a Roma, donde continúo con su obra. Allí tiene gran éxito debido a que la sociedad del momento admiraba a Caravaggio, por encima de Miguel Ángel. Gentileschi es vista como la heredera del Caravaggismo.

Sus obras también son fascinantes porque son lo que esperamos de un estereotipo de hombre de ese período. Sus obras posteriores, en cambio dan paso a la mujer empoderada dejando al descubierto sus luchas en el lienzo, dando a la luz un estereotipo de lo que se llamaban pinturas "femeninas". El cambio de Artemisia en su estilo se debió a la importancia de los gustos españoles en el arte y su deseo de convertirse en un artista distinguible por propio derecho.

En aquel tiempo la corte española era el principal patrocinio para los españoles. Las pinturas posteriores de Artemisia, eran vistas como deseable por los pintores y los clientes españoles. Entre 1630 y 1650 Artemisia y su arte estuvieron en el apogeo en Nápoles (entonces parte de la corona de España). Un ejemplo de esto es la "Virgen con el Niño y un Rosario" de 1651. En ella aparece la intención de invocar la dulzura e ingenuidad devota de finales del siglo XVI, estas cualidades garantizaban su éxito en la Nápoles española.

Virgen con el Niño y un Rosario  FUENTE

Quizá no hay ninguna artista más emblemática en los cambios de gustos en la pintura que Artemisia Gentileschi.

Vía: The Daily Beast

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog