miércoles, 15 de abril de 2015

60 años de la vacuna contra la polio


El 12 de abril de 1955, las campanas de las iglesias comenzaron a sonar por todo Estados Unidos. Los coches hacían sonar sus bocinas. En una conferencia en Michigan, los investigadores habían anunciado la primera vacuna eficaz contra la poliomielitis.

FUENTE

En los Estados Unidos, la polio mataba o paralizaba a miles de niños cada verano. En 1952, el peor año de la historia, atacó a 58.000 niños estadounidenses, el cierre de piscinas y las salas de cine, convirtió las calles de las ciudades en pueblos fantasmas. En todo el mundo, cientos de miles de personas cada año fueron pasto de la polio; en sociedades con pocos recursos para el tratamiento de la enfermedad o de apoyo a la discapacidad que producía, se enfrentaron a una vida de pobreza.

El anuncio de la vacuna provenía de una asociación de investigadores de varios países, encabezados por el Dr. Jonas Salk y financiados por la Fundación Nacional para la Parálisis Infantil, "March of Dimes". Habían probado la vacuna en casi dos millones de niños. La vacuna era segura y eficaz.

Dr Jonas Edward Salk (cropped).jpg
Jonas Salk  FUENTE

En unas pocas décadas, la vacuna inyectable de Salk, y la vacuna vía oral desarrollada algunos años más tarde 1957,  por el Dr. Albert Sabin, comenzó a reducir el peaje de la poliomielitis. Hoy en día la polio persiste en unos pocos países.

En 1960 en los Estados Unidos  la vacuna se daba de forma individual a los niños en tres dosis progresivamente mayores. Pero en Cuba se administró a todos los niños durante un par de días, consiguiendo una inmunización masiva, esto se hacía dos veces al año.  La poliomielitis fue erradicada de la isla. El Dr. Sabin escribió una serie de artículos haciendo hincapié que era un gran avance y que podría ser administrada por vía oral, como era el caso de su vacuna y evitar problemas como la conservación de la misma.

Albert Sabin  FUENTE

La vacuna de Sabin rápidamente ganó aceptación en todo el mundo debido a su bajo costo, facilidad de administración en gotas o terrones de azúcar. Sabin trabajó duro durante el resto de su vida a la promoción de su vacuna, en parte porque él esperaba que fuera el instrumento para la eliminación de la poliomielitis en una gran parte del planeta. Sabin cedió sus patentes a los laboratorios, sin costo para reducir el precio de las vacunas, y en 1972 donó sus cepas a la OMS para que pudiera continuar con su lucha.

Fuentes: Phenomena y Ncbi

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog