martes, 5 de mayo de 2015

Tres soldados que no se rindieron, ni cuando la guerra había terminado


En la guerra un verdadero soldado lucha hasta el final, pero en la historia hay soldados que estaban dispuestos a seguir luchando incluso después de haber terminado la guerra. Este es el caso de estos tres soldados que no se rindieron nunca


HERMANN DETZNER

Hermann Detzner fue enviado a Nueva Guinea en enero de 1914 a inspeccionar el lugar y crear un mapa del mismo. En esa época Nueva Guinea estaba bajo control alemán en ese momento. Él llevó a un equipo de exploradores capacitados y viajó con ellos a la colonia. Pero el verano de ese año estalló la I Guerra Mundial, cosa que Hermann Detzner y su equipo desconocían.

Detzner  FUENTE

Cuando las tropas australianas se hicieron con Nueva Guinea, en lugar de rendirse al ejército australiano, se adentró en la selva con su gente, incorporando algunos nativos, formó una pequeña fuerza que resistió a las tropas australianas durante cuatro años. Sólo se rindió a las tropas australianas en enero de 1919; tres meses después del fin de la guerra.


JAMES WADDELL

A James Waddell, capitán del barco CSS Shenandoah, le habían ordenado dañar el comercio mercante de la Unión en alta mar durante la Guerra Civil norteamericana. El CSS Shenandoah era un barco de vela con un motor auxiliar de vapor. James Waddell capitaneó el barco, con el plan de llegar al Océano Pacífico.

Waddell  FUENTE

En el camino, destruyó seis barcos y quemó otros 32, capturando más de 1.000 prisioneros de guerra por el camino. Debido al largo viaje hacia el Pacífico, Waddell no había recibido noticias de que la guerra había terminado, y sólo el 02 de agosto de 1865 casi un año después de la finalización de la guerra se enteró del fin de la misma.

Por temor a ser capturado por la Marina de Estados Unidos y la acusación de piratería, se vio obligado a navegar rodeando América del Sur, antes de que pudiera dirigirse a Inglaterra. Llegó a su destino en noviembre de 1865.


HIROO ONODA

Nacido EL 19 de marzo 1922, Hiroo Onoda se puede describir como un soldado que se negó a creer que la guerra había terminado, y continuó luchando 29 años después del fin de la Segunda Guerra Mundial. Provenía de una familia de antiguos samuraís. Ya en la edad adulta era oficial de inteligencia de su país Japón.

Onoda  FUENTE

Durante la Segunda Guerra Mundial, se le dio órdenes directas de no rendirse sin importar las circunstancias y fue enviado a  Filipinas. Cuando Japón perdió la guerra y Lupang fue capturado, Hiroo Onoda con tres de sus más fieles soldados se adentró en la jungla, desde donde continúo por medio de guerra de guerrillas luchando contra el ejército filipino.

Incluso después de que uno de sus soldados se rindió y los otros dos fueron muertos durante una redada, él continuó luchando hasta 1974, cuando su ex comandante llegó a la isla y le dijo que la guerra había terminado, y le instó a cesar en su lucha.


Vía: War History Online

1 comentario:

Archivo del blog