lunes, 22 de junio de 2015

El último de Waterloo


Louis-Victor Baillot, (foto de abajo), año 1897. Fue el último sobreviviente de los miles de personas que lucharon en los campos Waterloo.

FUENTE

Se ha cumplido el centenario de la Batalla de Waterloo (18 de junio 1815). Esta simple fotografía de un anciano sentado en un banco, con un bastón, zuecos en los pies, polainas y dos medallas en su abrigo, es una pieza de la historia. Representa al combatiente más antiguo en morir de los que lucharon en Waterloo. Baillot nació en Percey en Borgoña el 7 de abril de 1793, dos meses después de que Luis XVI fuese guillotinado y murió a los 104 años, el 3 de febrero de 1898, 15 días antes de que naciera Enzo Ferrari.

Cuando era joven, Baillot fue reclutado para la infantería por la Grande Armée de Napoleón en 1812. Viajó hasta el Vístula en Polonia, donde su brigada se reunió con los restos del ejército principal, que se retiraba tras el desastre de la campaña rusa. Luego luchó en el sitio de Hamburgo bajo el implacable mando del mariscal Davout. Tras el exilio forzoso del emperador en Elba, Baillot se reincorporó al ejército en 1815 y marchó con su vieja brigada a Bélgica. El 14 de junio Baillot vio a su comandante en jefe en persona por primera y última vez cuando el emperador pasó revista a sus tropas antes de la batalla de Waterloo.

Cuatro días más tarde Baillot fue herido por un golpe en la cabeza que le infrigió un soldado de caballería escocés. Fue abandonado dado por muerto en el campo de batalla. Al día siguiente fue recogido y transportado a un barco-prisión en Plymouth. A finales de 1816 Baillot fue repatriado.

Existe poca evidencia de los restantes ocho décadas de su vida. Las únicas cosas que lo han marcado como uno de los veteranos de Napoleón eran su afición a ver el desfile anual de la guarnición Auxerre, sus dos medallas y la Legión de Honor (otorgada en 1896), la Medalla de Santa Helena y la cicatriz en la cabeza. En el momento de su muerte fue una figura venerada. Una multitud asistió a su funeral y vio como su tumba estaba cubierta con una piedra con la leyenda " El último de Waterloo ".


Tumba de Baillot  FUENTE


Vía: NewStatesMan

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog