lunes, 7 de septiembre de 2015

Khaled al-Asaad, el arqueólogo sirio que se enfrentó al ISIS


Khaled al-Asaad, un arqueólogo de 81 años de edad, estuvo ligado durante las últimas cuatro décadas a las ancestrales ruinas de Palmira. Decapitado por el ISIS su cuerpo cuelga boca abajo aún cerca de las columnas grecorromanas que una vez restauró.

FUENTE

Cuatro camiones del ejército se llevaron de Palmira a Damasco todos los objetos que pudieron, la noche antes de que cayera la ciudad. Hasta finales de abril Khaled al-Assad continuó escribiendo en Facebook, recordando los días en que los antiguos peregrinos a Palmira iban a su templo, perfumados y vestidos con sus mejores ropas.

Palmira cayó el 21 de mayo y al-Asaad y su hijo fueron hechos prisioneros. Su ejecución tenía mucho simbolismo, de alguna manera, mataban a la persona que fue la cara de Palmira durante más de medio siglo. Al-Asaad nació en Palmira, y estudió Historia en la Universidad de Damasco. En 1963 se convirtió en el director de antigüedades de Palmira. Aprendió palmiriano antiguo, un idioma parecido al arameo. También aprendió inglés, para guiar a visitantes y dignatarios.

Khaled al-Assad  FUENTE

El 21 de mayo padre e hijo se negaron a abandonar la ciudad, a Khaled le ha costado la vida. El patrimonio cultural se ha convertido en una importante víctima de esta guerra. Escombros históricos tiende a ser utilizado para la reparación de viviendas dañadas.En el territorio controlado por el Estado islámico, los saqueadores abundan.

Por el momento, Palmira proporciona a el Estado Islámico un refugio que la comunidad internacional no bombardeará siendo un sitio patrimonio mundial de la Unesco. Financian sus arcas a través del saqueo sistemático. Dando un paseo por los comercios de antigüedades de New Bond Street y South Molton Lane en Londres. Monedas, objetos de vidrio, sellos... de Palmira están allí.

Los bustos que el Estado Islámico destruyó públicamente en julio iban a salir por la frontera con Turquía. Los saqueadores, encontraron un puesto de control de jóvenes del ISIS y se los confiscaron y los llevaron ante un tribunal. Los miembros de la administración del Estado Islámico se quedaron lívidos, pues sabían el dinero que habían perdido y tuvieron que destruirlos.

Miembro del ISIS en plena acción destructora en Palmira  FUENTE

En todo esto, una humilde octogenario desafió a los asesinos. Como David contra Goliat, en medio de los escombros de una civilización sombría.

Vía: Spectator

1 comentario:

  1. Hay una única palabra que se me ocurre para calificar hechos como los que han acontecido y están aconteciendo en Palmira: IMBÉCILES.-

    ResponderEliminar

Archivo del blog