viernes, 30 de octubre de 2015

Las modelos de los impresionistas del siglo XIX


En 1860 en París, las encantadoras modelos paseaban alrededor de la famosa fuente de la plaza Pigalle, con la esperanza de que algún artista las contratase por al menos un par de horas. En el invierno tal vez esperaban en una cafetería, con un café o una absenta.

Estas modelos no eran baratas para un artista pobre como Renoir o Monet. Una modelo podía cobrar cuatro o cinco francos por una sesión de tres horas, aunque eso costaba menos que un tubo de pintura de aceite. Las mujeres cobraban más que los modelos masculinos debido a que su belleza según los parámetros de la época duraba menos que la de los hombres.

Aline Charigot de Renoir  FUENTE

A veces, las modelos se enamoraban de los artistas y viceversa. Aline Charigot era costurera cuando conoció a Renoir, la encantadora Camille Doncieux modelo de Claude Monet era de buena familia y fue repudiada por ella cuando se fue a vivir con Monet sin un anillo de bodas de por medio.

Camille Doncieux por Monet  FUENTE

Edouard Manet tenía varios modelos. Pintó a su mujer desnuda. Luego pintó a su colega la pintora Berthe Morisot. Pero su modelo más famosa fue Victorine Meurent que posó como Olimpia desnuda acostada en un sofá. Esto enfureció tanto al público cuando fue mostrado por primera vez que los hombres intentaron atravesar con sus paraguas el cuadro.

Victorine Meurent por Manet   FUENTE

Pasaron los años y en 1885 se abrió una agencia de modelos en el Boulevard de Clichy y los artistas iban allí para escogerlos. Por aquel entonces las mujeres cobraban diez francos por hora.


Vía: Wonders and Marvels


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog