martes, 15 de diciembre de 2015

El dentista que mató a cien japoneses en la Batalla de Saipán


Muchas personas temen ir al dentista. Pero para las fuerzas japonesas durante la Batalla de Saipán, la "visita" a un dentista resultó mortal.

LVTs attacking Saipan.jpg
Vehículos de desembarco en Saipán  FUENTE

Benjamin Lewis Salomon era dentista de profesión y miembro del Cuerpo Médico del Ejército de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, cuando su puesto de socorro en el campo de batalla, estaba siendo invadido por miles de japoneses, este hombre arrojó los guantes quirúrgicos, cogió una ametralladora y mató a más de cien japoneses.

Salomon nació en una familia judía en Wisconsin en 1914. En su juventud fue un Eagle Scout, deportista y se graduó en la Shorewood High School. Se graduó en la Universidad del Sur de California en la Facultad de Odontología. Luego comenzó a trabajar como dentista. En 1942 fue a filas alistándose en el Cuerpo de Medicina del Ejército de EE.UU. En mayo de 1943, fue enviado como oficial dental al 105 Regimiento de Infantería donde fue ascendido a capitán en 1944.

Benjamin Lewis Salomon   FUENTE

En 1944, el 105 Regimiento se encontraría en las costas de Saipan preparado para una de las batallas más sangrientas de la guerra. Con muy poco trabajo dental que realizar durante el combate activo, el capitán Salomon se ofreció para sustituir al 2º cirujano del batallón que había sido herido. Se estableció en un puesto de socorro muy cerca de las líneas del frente. El 7 de julio de 1944 en medio de una batalla campal, de 3.000 a 5.000 soldados japoneses atacaron la posición estadounidense. El puesto de socorro rápidamente comenzó a llenarse de heridos y el capitán Salomon estaba trabajando a pleno rendimiento, cuando se dio cuenta de que un soldado japonés bayoneta en mano atacó el puesto. Salomon rápidamente cogió un fusil y mató al soldado japonés.

Otros dos soldados japoneses entraron en la tienda y también los eliminó, antes de que se diera cuenta cuatro japoneses más entraron en la tienda. El capitán Salomon acabó con los cuatro. Ordenó a todos los heridos que desalojasen el lugar mientras el cubría su retirada. Salomon se dirigió a una posición de ametralladora y desde allí disparó al enemigo, fue el último momento en el que se vio al capitán Salomon con vida. Cuando su cuerpo fue encontrado unos días más tarde, 98 soldados japoneses muertos estaban esparcidos en frente de su puesto. El cuerpo de Salomon tenía 76 heridas de bala y varias heridas de bayoneta.

FUENTE

No recibió la Medalla de Honor hasta el año 2002, debido a su condición de médico y el hecho de que llevaba la Cruz Roja en su brazo. Su acción iba en contra de los Convenios de Ginebra que prohibía que el personal médico tomase las armas contra el enemigo. Interpretaciones posteriores de esta regla permitieron al personal médico tomar armas individuales, como fusiles y pistolas para proteger a los heridos. Lo de la ametralladora complicaba la distinción.

Varios oficiales en los últimos años habían presionado para que le diesen la distinción. Sin embargo, en 1998, el Dr. Robert West de la Facultad de Odontología de la USC llevó la solicitud a un congresista estadounidense. Finalmente se le concedió a título póstumo la Medalla de Honor en 2002 por el presidente George W. Bush.

Vía: War History


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog