miércoles, 18 de mayo de 2016

Alexander Suvorov: El Gran General ruso que nunca perdió una batalla


La historia conoce a Alexander Suvorov Vasiliyevich como el general del ejército ruso, que luchó en 60 batallas y ganó todas ellas. El rey Luis XVII lo describe como el nuevo Atila, la espada de los rusos, el flagelo de los turcos. En sus 58 años en el ejército, se las arregló para ganar una cantidad sin precedentes de batallas. Sus logros lo convirtieron en un héroe nacional, fue el último Generalísimo del Imperio ruso.

Nació el 13 de noviembre, 1729, en Moscú, Suvorov era un niño fascinado por todo lo militar. Abram Gannibal, general del emperador ruso Pedro el Grande se dio cuenta de las habilidades ocultas del joven y convenció a su padre para que se alistase en el ejército. A la edad de 13 años Suvorov entra en el Regimiento de la Guardia Real "Semyonovsky". En el cuerpo de cadetes, estudia francés, alemán, polaco, y el italiano y también lee las obras de grandes tácticos.

Suvorov Alex V.jpg
Alexander Suvorov  FUENTE

En 1759, ya es un importante comandante de su propio equipo de reconocimiento formado por 100 cosacos. En la "Guerra de los Siete Años" aniquila una guarnición de húsares prusianos. A los 33 años, en 1762, ya es coronel por méritos en el campo de batalla.

Durante los años 1764-1765 escribe su primera obra "Polkovoe Uchrejdenie" ( "Reglamento de Suzdal") donde explica su visión de la educación y formación de los soldados. En 1769, al mando de tres regimientos es enviado a Polonia. Recorre 900 kilometros en sólo 30 días, empujando hacia atrás a los soldados franceses y polacos. Los rusos estaban superados en hombres en una proporción 5:1. Tras esta hazaña con sólo 40 años de edad es ascendido a general.

Un papel importante en su carrera militar lo tiene la Guerra Ruso-Turca de 1768 hasta 1774. Allí sirve en 1773 bajo el mando del mariscal de campo Rumiantsev. Por iniciativa propia Suvorov captura una fortaleza turca clave cerca del Danubio. Él no esperó la aprobación de sus superiores para dirigir el ataque y fue condenado a muerte por un tribunal militar. Sin embargo, su sentencia es rechazada por la Emperatriz Catalina la Grande. Un mes después Suvorov captura una vez más la fortaleza, esta vez bajo las órdenes de sus comandantes. Un año más es ascendido a teniente general.

Torelli2.jpg
Alegoría de la victoria de Catalina la Grande sobre los turcos  FUENTE

El 19 de junio de 1774, Suvorov y sus hombres con la ayuda de voluntarios búlgaros, destruyen al ejército turco formado por cuarenta mil soldados bajo el mando de Abdur Rezak. La batalla se sitúa cerca de Kozludzha, Varna, Bulgaria. Esta batalla decidió el resultado de la guerra ruso-turca y un mes después el 10 de julio, se firmó el tratado de paz. Las fuerzas turcas en dicha batalla perdieron casi 4 veces más hombres que los rusos.

Trece años más tarde, en 1787, otra guerra contra el Imperio Otomano se inicia. Suvorov, lleva 25 000 hombres al río Rymnik, Rumania cubriendo la distancia de 100 kilometros en 2 días y medio. El 22 de septiembre de 1789, en sólo 12 horas destruye por completo el ejército turco. Los turcos pierden 20.000 hombres, mientras que las bajas rusas no alcanzan los 600. Por su sobresaliente victoria es nombrado Conde de Rymnik y recibe la Orden de San Jorge. En 1794, es enviado a Polonia para sofocar un levantamiento, y Varsovia capitula.

Después de la muerte de Catalina la Grande en 1796, el nuevo emperador Pablo I relega a Suvorov a un segundo plano. Sin embargo, en menos de 2 años Inglaterra y el resto de los aliados europeos insisten en que Suvorov tome el mando de las fuerzas aliadas para luchar contra Napoleón.

Como mariscal de campo, Suvorov conduce a las tropas austro-rusas a tierras italianas para luchar contra las tropas francesas. Derrota a todos los generales de Napoleón, que en ese momento está en Egipto. Vence a Moreau, MacDonald, y Joubert. Vence en Trebia, Novi y Cassano. El rey de Cerdeña le da el rango de Príncipe de la Casa de Saboya. Sin embargo, las fuerzas europeas por miedo a la influencia de los rusos en el continente, ponen fin a la coalición contra Napoleón.

Después de sus victorias contra los generales de Napoleón, Suvorov recibe la orden de unirse a los rusos en Suiza para luchar contra los franceses. Las fuerzas rusas bajo el mando del general Korsakov son derrotadas poco antes de la llegada de Suvorov. El comandante francés Massena rodea a las tropas de Suvorov con su ejército de 80 000 hombres. Suvorov sólo se dispone de 23 000 soldados y casi sin suministros. Su estrategia consiste en una retirada cruzando los Alpes y luchar contra los franceses en el transcurso de la misma.

Suvorov y sus tropas cruzando los Alpes  FUENTE

La marcha a través de los Alpes nevados durante 2 semanas "sólo" acarrea la pérdida de una cuarta parte de sus tropas, en la retirada captura a 2778 soldados franceses. Tras su retirada estratégica se le nombra Generalísimo del imperio ruso, el cuarto y último en la historia.

Alexander Suvorov muere el 6 de mayo de 1800, a la edad de 69 años, un héroe para sus subordinados y compatriotas. Por su propia voluntad, su tumba solamente está marcado con las palabras "Aquí yace Suvorov".

Tumba de Suvorov  FUENTE


Vía: War History Online

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog