viernes, 27 de mayo de 2016

El hombre que salvó a una generación de bebés prematuros


En los primeros años del siglo XX, los visitantes de Coney Island visitaban atracciones extraordinarias. Una tribu enana de Filipinas, una recreación de la Guerra de los Boers con 1.000 soldados, montañas rusas... Pero durante 40 años, desde 1903 hasta 1943, el parque de atracciones más famoso de Estados Unidos fue el lugar donde se daba una verdadera lucha a vida o muerte.

La instalación de la incubadora infantil de Martin Couney era uno de los lugares más populares de Coney Island. En su interior, los bebés prematuros luchaban por sus vidas, atendidos por un equipo médico especializado. Para ver a los bebés, se pagaban 25 centavos. Una barandilla impedía a los visitantes acercarse demasiado a las incubadoras. Martin Couney era conocido como "el médico incubadora".

FUENTE

En Estados Unidos, muchos médicos de esa época sostenían la opinión de que los bebés prematuros eran genéticamente inferiores "débiles", cuyo destino era una cuestión de Dios. La gran mayoría de los bebés nacidos prematuramente estaban destinados a morir.Couney era un inmigrante judío-alemán, rechazado por la comunidad médica por charlatán. Sin embargo, para los padres de los niños que salvó y para los millones de personas que acudieron a ver su espectáculo, no era así.

Las incubadoras utilizadas por Couney eran últimos modelos, importados directamente de Europa, Francia era entonces el líder mundial en el cuidado de niños prematuros. El cuidado de los bebés prematuros era caro. En 1903, costaba alrededor de 15 dólares por día, unos 405 dólares actuales. Pero Couney no cobraba a los padres ni un centavo para su atención médica, el público que veía el "espectáculo" pagaba. Llegaban en tal número que Couney cubría fácilmente sus gastos de explotación, pagaba a su personal un buen sueldo y tenía suficiente guardado para comenzar a planificar más exposiciones.

Dr. Martin Couney
Couney sostiene con sus manos a un bebé prematuro  FUENTE

Couney mantuvo su instalación durante 40 años en Coney Island, y estableció una similar en Atlantic City, en 1905, que también funcionó hasta 1943. Durante muchos años él llevó su "show" a otros parques de atracciones, ferias y exposiciones a través de todo el mundo .

Couney murió en 1950 a la edad de 80 años. Pero algunos sus métodos eran poco convencionales. La mayoría de los médicos creen que el contacto con los bebés prematuros tiene que ser mínimo para reducir el riesgo de infección. Pero Couney animaba a sus enfermeras a coger los bebés de las incubadoras para abrazarlos y besarlos, creyendo que responderían positivamente a las muestras de afecto.

En casi medio siglo se estima que podría haber salvado casi a 6.500 bebés con una tasa de éxito del 85%. Los hospitales de los EE.UU. tardaron mucho en establecer sus propias instalaciones especializadas para bebés prematuros. La primera fue en Nueva York en 1939, treinta y seis años después de que Couney se estableció en Coney Island. Hoy en día el legado de Couney está siendo re-examinado por los médicos, y muchos de los "bebés" de Couney hablar con orgullo en su defensa.


Vía: BBC


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog