jueves, 9 de junio de 2016

La Bella Otero: La última gran cortesana europea


La Bella Otero nació en 1868 en el seno de una familia muy pobre en Galicia. Fue bautizada Agustina Otero Iglesias, pero cambió su nombre a Carolina Otero en algún momento de su adolescencia. Como era común entre los pobres de la época, entró al servicio como criada de una familia bien situada cuando todavía era muy joven. Otero contó que fue violada a los diez años de edad, algo que no era inusual para las criadas internas de la época.

Dos años más tarde se escapó a Lisboa con un chico llamado Paco con la esperanza de convertirse en una bailarina. Se cree que se casó con alguien en torno a la edad de 15 años, pero estaba divorciada cuando se presentó en Barcelona con 19 años como cantante y... prostituta.

La Belle Otero by Reutlinger.jpg
La Bella Otero  FUENTE

Su primer patrón la llevó a Marsella y financió su debut en la escena francesa; al poco tiempo ya iba por libre con el nombre de "La Bella Otero". A principios de la década de 1890 llegó al Folies Bergère, donde pronto se convirtió en una estrella. En 1895 era la "cortesana" más deseada de Europa, y su lista de clientes, incluía al rey Eduardo VII, el Kaiser Guillermo II, el zar Nicolás II, Alfonso XIII, Alejandro I de Serbia... En agosto de 1898, fue filmada bailando "La Valse Brillante"; la película de un minuto se proyectó en todas las salas de música de toda Europa, lo que aumentó su fama y su demanda. Se casó en 1906, con un inglés llamado René Webb, pero el matrimonio no duró mucho tiempo.





En Francia en la Belle Epoque, "Las grandes horizontales" (como se llamaba a las más famosas prostitutas), eran unas celebridades. Los periodistas las seguían a la ópera, teatros o restaurante como el Maxim. Los periódicos informaban sobre sus obras, sus pasatiempos y rivalidades (tales como la competencia entre Otero y Liane de Pougy)...

Liane de Pougy.jpg
Liane de Pougy  FUENTE

Otero fue muy solicitada hasta que cumplió los 50 años, y se retiró poco después de la Primera Guerra Mundial a una gran mansión. Se calcula que había acumulado de 25 millones de dólares (alrededor de 360 millones de dólares en la actualidad). Esta fortuna la dilapidó en tres décadas, su amor por el Casino de Montecarlo hizo mucho. La venta de sus bienes y el relativo éxito de un film musical basado en su vida ( La Bella Otero , 1954 ) la mantuvieron economicamente durante la década de los 50.

FUENTE

El día de su muerte 12 abril de 1965 vivía en una habitación de un hotelucho en Niza en un estado de pobreza tan extrema como aquella que vivió cuando llegó al mundo 96 años antes. La última de las grandes cortesanas de Europa había sobrevivido a su fama, su fortuna y su época.


Vía: MaggieMcNeill

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog