lunes, 18 de julio de 2016

Los niños vascos de la Guerra Civil que no quería el Gobierno Británico


Cuando la Guerra Civil española estalló hace hoy 80 años, muchas personas abandonaron sus hogares, incluyendo cerca de 4.000 niños vascos evacuados a Inglaterra. El barco que transportaba a los niños atracó en Southampton, en mayo de 1937.

Pero a su llegada hubo un gran debate en el Reino Unido sobre la conveniencia de aceptarlos. El primer ministro británico Stanley Baldwin estaba dispuesto a evitar cualquier participación en el conflicto español y junto con su homólogo francés, Léon Blum, firmó un pacto de no intervención, en septiembre de 1936. Entre los firmantes también estaba Alemania, Italia y la URSS que participaron intensamente en la Guerra.

Stanley Baldwin   FUENTE

Tras las masacres de la guerra se hicieron llamadas en el Reino Unido a aceptar refugiados, esta llamada se intensificó después del bombardeo de Guernica en abril de 1937. Sin embargo, la evacuación de las mujeres y los niños del País Vasco fue vista como una posible violación de la política de no intervención por el gobierno británico. Algunas organizaciones de ayuda también creían que los niños estarían mejor atendidos más cerca de sus casas en otras partes de España o Francia. En una carta, Lord Stanley Baldwin comentó "que el clima en UK no sería adecuado para los evacuados". Ignoraba que el País Vasco, como el Reino Unido, tienen un clima bastante húmedo y nublado.

Finalmente se cedió a la petición de asilo de los niños vascos, lo que permitió a los activistas británicos del Comité de la Infancia Vasco (BCC) evacuar a cerca de 4.000 niños. El Gobierno no asumió la responsabilidad financiera de los refugiados, y el BCC encabezó los esfuerzos para recaudar fondos.
Los sindicatos pusieron una gran cantidad de dinero. También hubo contribuciones públicas. Frutas y verduras se recogían en supermercados de Londres para los niños refugiados.

Lots of children on the Habana ship
Lllega del "Habana" a Southampton   FUENTE

Pero volvamos a la llegada de los niños al Reino Unido. El 21 de mayo de 1937, unos 3.860 niños salieron en el navío "Habana" de Bilbao. Acompañados por unos 200 profesores, sacerdotes y otros ayudantes. A muchos de los niños se les dijo que sólo se quedarían tres meses en Inglaterra. Ante la cercanía de los buques de guerra de Franco, el capitán del "Habana" pidió ayuda a los buques de guerra británicos que estaban cerca y respondieron al llamado.

Photo: photo016
FUENTE

Después de llegar a Southampton el 23 de mayo, los niños fueron enviados a un campamento montado por los voluntarios en las cercanías de Eastleigh. Los refugiados se dividieron en tres zonas según las afiliaciones políticas de sus padres: republicanos, comunistas y nacionalistas. La salud de los niños mejoró, gracias a las donaciones de alimentos de los locales. Los problemas se agravaron debido a que los voluntarios británicos no hablaban español y los evacuados no sabían inglés.

Cuando el País Vasco se rindió a las fuerzas de Franco más tarde, en 1937, al campamento llegó la tristeza. La mayoría de los refugiados volvió a España en 1938, algunos niños ya no tenían familia y terminaron en las calles. Los que se quedaron en Gran Bretaña se dispersaron en unos 100 hogares infantiles creados por la BCC, las organizaciones religiosas...

masses of tents in field
Campamento de Eastleigh  FUENTE

No todas las casas de acogidas fueron un éxito. Ni tampoco los niños se comportaron como ángeles. El año pasado huba una reunión de sobrevivientes y uno de ellos comentó: "El gobierno no nos quería aquí ... pero el pueblo británico se comportó muy bien con nosotros, fue simplemente increíble". En 1940, alrededor de 470 de los refugiados que llegaron en el "Habana" y permanecían en el Reino Unido, lucharon con las fuerzas británicas durante la Segunda Guerra Mundial.


Vía: BBC

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog