miércoles, 31 de agosto de 2016

Albert Göring: El hermano antinazi del lugarteniente de Hitler


Albert y Hermann Göring, eran muy distintos. Mientras que Hermann, se convirtió en lugarteniente de Hitler, Albert, optó por una dirección completamente diferente. Los años de la Segunda Guerra Mundial enfrentaron a hermano contra hermano, Albert dirigió sus esfuerzos en una organización que liberó a cientos de víctimas potenciales de los nazis.

Durante gran parte de la vida de la familia Göring, todo era perfecto. El patriarca de la familia, Heinrich Ernst Göring, disfrutaba del puesto de Reichskommissar del África del Sudoeste Alemana (Namibia en la actualidad). Se casó en segundas nupcias con Franziska Tiefenbrunn. Göring ya tenía dos hijas de su primer matrimonio. Con el tiempo, la pareja tuvo tres hijos más. El 9 de marzo de 1895, Albert llegó al mundo era el tercer hijo tras Karl y Hermann.


Hermann y Albert Göring  FUENTE

Cuando Albert creció dirigió su carrera hacia el cine. Mientras que Hermann decidió que la política era su escenario preferido y Adolf Hitler era el líder al que quería apoyar. Hermann Göring se convirtió rápidamente en un miembro del Partido Nazi. En los primeros años del ascenso político de Hitler, Hermann era su mano derecha. Fue el responsable de la fundación de la Gestapo y la creación de los primeros campos de concentración diseñados para albergar a los disidentes políticos. Göring, alentó la "Solución Final".

En el momento en que Hitler ascendió al poder, Hermann era el jefe de la Luftwaffe alemana y un rostro prominente dentro del partido. Albert se convirtió rápidamente en un opositor al nazismo, hablando en contra de su brutalidad y su poder. Luchaba activamente contra el partido nazi y su falta de humanidad, poniendo su vida y su carrera en riesgo.

Albert suministró a judíos de Viena, salvoconductos que les permitió escapar del país. Entre las personas que salvó se encontraba el famoso compositor Franz Lehár y su esposa. Después de trasladarse a Checoslovaquia en 1938, Albert Göring se convirtió en director de exportación de la fábrica automotriz Skoda. Una vez allí, ayudó a innumerables empleados bajo su supervisión a huír de una potencial muerte, falsificando la firma de su hermano mayor en documentos. Göring abiertamente animó a sus empleados a sabotear el contrato de la compañía con el ejército alemán.

Resultado de imagen
Franz Lehár  FUENTE

Estas medidas subversivas llegaron a oídos de la Gestapo. Sin embargo, a diferencia de otros rebeldes, a Göring le salvaba su apellido. Su hermano mayor, Hermann, consiguió mantenerlo a salvo de la prisión o un destino aún peor. Debido a la importancia de Hermann Goring dentro del partido nazi, nadie podía tocar a Albert. Albert se reunía con su hermano Hermann regularmente para hablar con él sobre diversos prisioneros de los campos de concentración. Albert solía convencer a Hermann para que firmase la liberación de algunos de ellos.

A pesar de todo esto, los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial no fueron amables con Albert Göring. Su apellido se volvió contra él. Albert fue interrogado durante los Juicios de Núremberg y estuvo prisionero hasta que algunos de los muchos que había ayudado testificaron a su favor. Incluso después del juicio de Núremberg, Göring fue detenido en Checoslovaquia por su apellido. Fue juzgado por un Tribunal Popular y no fue hasta 1947 cuando Göring se vió libre de las consecuencias de su apellido.

Pero sus penalidades no habían terminado aún. Göring, finalmente, regresó a su país de origen, Alemania ese mismo año y descubrió que no era bienvenido. Los alemanes le rechazaron debido a su apellido, dejándolo sin trabajo y sin ingresos. Terminó sobreviviendo gracias a una pensión del Gobierno, lo que le permitió vivir en un pequeño apartamento.

En 1966, murió. Aunque sus acciones no fueron reconocidas durante su vida, Albert Göring es hoy en día, un héroe que luchó desde dentro de la Alemania nazi, para salvar a tantas personas como pudo.






Vía: WarHistoryOnline

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog