jueves, 29 de septiembre de 2016

¿Dónde puede un astronauta quitarse el casco en el espacio?


En el manual de operaciones de la NASA, sólo hay una regla importante en cuanto al casco de los astronautas en el espacio: No te lo quites. Si se decide a romper esa regla va a estar expuesto al vacío del espacio. En un momento, todo el aire saldrá de los pulmones, caerás inconsciente unos 45 segundos y morirás por asfixia en un par de minutos. Te congelarás y flotarás en el espacio para siempre. Serás otro "asteroide" más del Sistema Solar.

Esta es la postura oficial sobre el funcionamiento del casco en el espacio, pero puede haber un cierto margen de maniobra. Hay algunos otros lugares del Sistema Solar donde un astronauta puede quitarse el casco por un momento, y tal vez no muera instantáneamente.

Con el fin de sobrevivir, el cuerpo humano necesita un par de cosas. En primer lugar, necesitamos la presión que rodea a nuestro cuerpo, y que ayuda a mantener los pulmones inflados. La atmósfera de la Tierra proporciona este servicio, apilando una enorme columna de aire encima de nosotros. En cualquier lugar del espacio necesitarás una presión entre 0,5 y 5 veces la atmosférica. Si no hay aire, entonces necesitas algún otro gas o incluso el agua en caso de apuro. No se puede respirar, pero puede proporcionar la presión que estás buscando.

FUENTE

Si el astronauta tiene la presión correcta, entonces su siguiente prioridad será la temperatura. Si hace demasiado frío morirás de hipotermia, y si la temperatura está por encima de 60°C durarás unos minutos.Para encontrar aire respirable. Lo ideal sería una buena mezcla de nitrógeno y oxígeno.

¿Cuáles son los otros lugares en el Sistema Solar que podría un astronauta quitarse su casco durante unos breves momentos?

La mejor apuesta es el planeta Venus. No en la superficie, donde la temperatura es lo suficientemente alta como para derretir el plomo, y tiene 90 atmósferas de presión. A unos 52,5 kilómetros de altitud, la temperatura es de aproximadamente 37 C. Un poco asfixiante, pero no está mal. Y la presión del aire es aproximadamente un 65% la presión del aire de la Tierra.

El problema es que esta región está justo en medio de la capa de nubes de ácido sulfúrico de Venus, por lo que podría inhalar una niebla de ácido tóxico si tratase de respirar. Por no mencionar el hecho de que la atmósfera de Venus es de dióxido de carbono, lo que significa que te asfixiarías si tratases de respirar. Pero suponiendo que el astronauta tenga algún tipo de suministro de aire para respirar, y un traje para protegers de ácido sulfúrico, puedes estar un momento sin casco.

Otro lugar es la superficie de Titán. La presión en la superficie de Titán es de 1,45 veces la de la Tierra. Sin embargo, la temperatura de Titán es de -179 C. Se podría quitar el casco por un breve momento, antes de que la cara se congelase, pero no respire, de lo contrario congelarías los pulmones.





¿Quieres otra ubicación? No hay problema. Los astrónomos están bastante seguros de que existen grandes depósitos de agua bajo la superficie de muchas lunas y objetos de gran tamaño en el Sistema Solar, desde Europa a Caronte.





El agua estaría debajo de hielo con decenas de kilómetros de espesor. Te podrías sumergir en las aguas heladas sin casco. Va a ser muy frío, y no podrás respirar, pero se puede seguir con vida todo el tiempo que puedas contener la respiración.

Si sales de la nave espacial y  vas cayendo sobre uno de los gigantes gaseosos del Sistema Solar. Esas son malas noticias y no terminará bien. Sin embargo, hay un pequeño rayo de luz. A medida que caes a través de la atmósfera de Júpiter, habrá un momento en que la temperatura y la presión se ajustan más o menos lo que el cuerpo humano puede admitir. Disfrutarás antes de sumergirte en el remolino de gas de hidrógeno. No respires y aguantarás más tiempo antes de morir.






Vía: Universe Today

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog