jueves, 22 de septiembre de 2016

Historia del autoinyector de adrenalina


Sheldon Kaplan inventó el ComboPen, un autoinyector lleno de antídoto del gas nervioso, para los militares de Estados Unidos en la década de 1970. Casi al mismo tiempo, desarrolló un dispositivo similar para los civiles que se enfrentaban a sus propio enemigo: la anafilaxia.

Sheldon Kaplan  FUENTE

La anafilaxia del griego ana-phylaxis que significa "sin protección", es una reacción alérgica grave que se produce cuando el cuerpo lanza un ataque a gran escala contra una sustancia aparentemente inocua como un cacahuete o un guante de látex. El fisiólogo francés Charles Richet fue galardonado con el Premio Nobel en 1913 por describir y nombrar el fenómeno, que estudió mediante la inyección a perros con veneno de medusas. En la versión más grave de la anafilaxia, la presión sanguínea del cuerpo cae en picado y las vías respiratorias se cierran.

ComboPen  FUENTE

Al bioquímico estadounidense de origen japonés llamado Jokichi Takamine generalmente se le atribuye el descubrimiento de la adrenalina, que anunció a finales del siglo XX. Poco después de su descubrimiento, los científicos descubrieron cómo sintetizar y producir la hormona de manera barata. El fármaco empezó como una panacea, para tratar todo, desde la peste bubónica al problema de mojar la cama.

Con el tiempo, la adrenalina (epinefrina en los Estados Unidos) tomó su papel actual como ayuda quirúrgica, tratamiento para el asma, y ​​un medio para contrarrestrar la anafilaxia. Alrededor de la década de 1960, la anafilaxia ocurría con más frecuencia. Como resultado, los médicos comenzaron a prescribir kits de epinefrina, abastecidos en un frasco y jeringas, para los pacientes en situación de riesgo.

Resultado de imagen
Jokichi Takamine  FUENTE

Cuando el EpiPen fue aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) en 1987, fue un alivio para los pacientes con aversión a la aguja. El diseño de Kaplan libera una jeringa cargada por resorte pre-llena con una dosis de adrenalina. Está diseñada para poder actuar a través de la ropa de una persona, eliminando el tiempo de llenar una jeringa y no requiere conocimientos médicos. Aunque el nombre de Kaplan era mencionado en la patente, qnunca recibió regalías por la invención, que pertenecía en su lugar a su empleador, Survival Technology Inc.

El EpiPen cambió de manos varias veces, finalmente aterrizó en la compañía farmacéutica Mylan en 2007. Mylan inició rápidamente una campaña de marketing y promoción encaminada a lograr que las escuelas se abasteciesen con su producto, debido a las muertes de varios niños en edad escolar. En 2013, el presidente Obama firmó el acceso a la escuela del medicamento. Aunque el proyecto de ley no se refiere a la marca EpiPen específicamente, Mylan ha sido objeto de críticas por supuestamente restringir el acceso a las escuelas a la competencia de auto-inyectores. Entre sus competidores está Adrenaclick. Su precio es de alrededor de un cuarto del precio del EpiPen.

Vía: Huffington Post

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog