lunes, 12 de diciembre de 2016

Refugiados polacos en Irán en la Segunda Guerra Mundial


Después de la invasión soviética de Polonia al inicio de la Segunda Guerra Mundial, fruto del pacto nazi-soviético, la URSS adquirió más de la mitad del territorio de Polonia. En cuestión de meses, la NKVD soviética deportó entre 320.000 y 1 millón de ciudadanos polacos a los Urales y Siberia. La deportación se hizo a bordo de trenes de carga entre 1940 y 1941.

Pero su destino cambió por completo en junio de 1941, cuando Alemania atacó a la Unión Soviética. En la necesidad de encontrar la mayor cantidad de aliados posibles, los soviéticos accedieron a liberar a los ciudadanos polacos que tenía en cautiverio. Liberó en agosto de 1941 de la prisión de Lubianka en Moscú, al general polaco Wladyslaw Anders que comenzó a movilizar a las fuerzas armadas polacas en el Este, comúnmente conocidas como el Ejército de Anders.La formación del nuevo ejército polaco no fue fácil. Muchos de los prisioneros de guerra polacos habían muerto en los campos de trabajo, otros de los que sobrevivieron estaban muy débiles.

Wladyslaw Anders  FUENTE

Después de la invasión anglo-soviética de Irán en 1941, los soviéticos accedieron a evacuar a los polacos detenidos a Irán, a través del Mar Caspio. La ciudad portuaria de Pahlevi (ahora conocida como Anzali) se convirtió en el principal punto de llegada de refugiados polacos, unos 2.500 por día. Anders evacuó a 74.000 soldados polacos y 41.000 civiles, muchos de ellos niños. El gobierno iraní facilitó su entrada en el país y les suministró, escuelas polacas, organizaciones culturales y educativas, tiendas, panaderías, empresas y prensa para que los polacos se sintieran más a gusto.

Una mujer decora el patio delantero de su tienda de campaña con el águila nacional polaca.
Mujer polaca decora su tienda en Irán con el águila del escudo nacional polaco  FUENTE

Los refugiados debilitados por dos años de malos tratos y hambre, sufrían muchas enfermedades. Desesperados por la escasez de alimentos que habían padecido, los refugiados comieron todo lo que podían, lo que tuvo consecuencias desastrosas. Varios cientos de polacos, en su mayoría niños, murieron poco después de llegar a Irán de disentería aguda causada por comer en exceso.

mujeres polacas que hacen su propia ropa en un campamento en Teherán.
Mujeres polacas en Teherán hacen su propia ropa  FUENTE

Miles de los niños que vinieron a Irán provenían de orfanatos de la Unión Soviética, la mayoría de ellos fueron envíados a orfanatos en Isfahan, que tenía un clima agradable y abundantes recursos, lo que permitió a los niños recuperarse de los orfanatos soviéticos. Entre 1942-1945, aproximadamente 2.000 niños pasaron por Isfahan, tantos que fue llamada la "Ciudad de los Niños polacos".


A finales de 1942 y principios de 1943, los campos de Polonia en Irán se encuentra en Teherán, Isfahan, Mashhad y Ahvaz.
Niños polacos en Ifashan  FUENTE

El paso de los polacos por Irán se ha desvanecido, pero los polacos se llevaron con ellos un recuerdo duradero de la libertad y la amabilidad, con la que fueron tratados. Un cruel giro del destino, se selló en Teherán en 1943. En noviembre de ese año, los líderes de Rusia, Gran Bretaña y los EE.UU. se reunieron en la capital iraní para decidir el destino de la Europa de la posguerra. Durante sus discusiones, se decidió asignar Polonia a la zona de influencia de la Unión Soviética después de la guerra.


Vía: RareHistoricalPhotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog