miércoles, 10 de mayo de 2017

El Telharmonium: El Spotify de 1906


El Telharmonium, cuya patente fue concedida en 1897. Era, en esencia, un Spotify victoriano. Inventado por el abogado Thaddeus Cahill, era conocido inicialmente como Dynamophone. El Telharmonium utilizaba las redes telefónicas para transmitir música desde Manhattan a restaurantes, hoteles y hogares de la ciudad. Los suscriptores pedían al operador que los conectase a la Telharmonium, y los hilos de su línea telefónica se vinculaban con los cables que salían de la estación central donde estaba el Telharmonium. Las melodías generadas se transmitían al receptor del teléfono, que estaba equipado con un gran embudo de papel para ayudar a amplificar el sonido. (El amplificador eléctrico aún no se había inventado).

Cahill  FUENTE

La música en vivo se interpretaba en la calle 39 en Broadway. Toda una planta del edificio, que se conocía como Telharmonic Hall, tenía las 200 toneladas de maquinaria necesaria para generar las melodías del Telharmonium. Rotores giratorios, paneles de control, transformadores y alternadores, el instrumento parecía un taller mecánico.

En medio de toda esta maquinaria, la Telharmonium necesitaba al ser humano para generar las melodías. En una habitación un piso por encima de la Telharmonic Hall, había dos teclados conectados a todos los rotores y generadores de cables. Cahill contrató a músicos para tocar estos teclados. Cada tecla, cuando se pulsaba, operaba en un interruptor, donde las ondas eléctricas se transformaban a través del teléfono, en ondas sonoras. Cahill siempre tenía dos músicos tocando de forma continua, las 24 horas del día.

Telharmonium  FUENTE

Mark Twain, quizó ver la máquina con sus propios ojos y escuchar esta nueva maravilla. El escritor dijo en el Times, “Cada vez que veo o escucho una nueva maravilla como esta pienso que tengo que posponer mi muerte de inmediato.” Twain fue uno de los primeros suscriptores del Telharmonium.

Los suscriptores tenían que pagar 20 centavos por hora para escuchar el Telharmonium, con la capacidad de cambiar el tipo de música que oían al instante y apagarla siempre que quisieran. Al principio fueron los hoteles y restaurantes, los primeros suscriptores. Finalmente se puso a disposición del público en general en 1907. Cahill queríaampliar la cobertura geográfica más allá de la ciudad de Nueva York, así como la cantidad y variedad de oferta musical. Por desgracia, las limitaciones tecnológicas y económicas frustraron estos sueños.

Dos músicos tocando el Telharmonium en el Telharmonic Hall  FUENTE

Debido a la falta de amplificación electrónica, toda la música tenía que ser generada a plena potencia. Los rotores tenían que alimentar a cientos de pequeños auriculares de teléfono. Se trataba de un sistema muy ineficiente que perdía una gran cantidad de electricidad a lo largo del camino. Los suscriptores escuchaban la música muy debilmente o distorsionada. Las conversaciones telefónicas eran interrumpidas regularmente por los sonidos de la Telharmonium, que se filtraban por las líneas de teléfono. En abril de 1907, Hammond Hayes, jefe del departamento de ingeniería de AT&T, determinó que “cualquier inversión en el Telharmonium sería enormemente costosa y poco rentable durante muchos años”.

A pesar de los intentos de Cahill para mantener el servicio en marcha, el recorrido de la Telharmonium terminó en 1916. En 1920, las 200 toneladas de maquinaria habían sido retiradas del 39 de Broadway.

Aunque el Telharmonium finalmente no tuvo éxito, si tuvo un profundo impacto en el desarrollo de la música generada electrónicamente. El órgano Hammond, desarrollado en la década de 1930, funciona de acuerdo con la tecnología de Cahill.

Vía: Atlas Obscura


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog