domingo, 29 de octubre de 2017

Cuando los holandeses atacaron Gran Canaria


En febrero de 1599 los puertos castellanos quedan cerrados a todo comercio con los holandeses; ante tal situación, y a fin de romper el bloqueo, Holanda crea una flota destinada a cortar las comunicaciones entre España y sus territorios ultramarinos, atacando y capturando cuantos barcos españoles se pusieran a su alcance.

Una flota holandesa de 74 barcos y 12.000 hombres, al mando de Pieter Van der Does, llegó a Gran Canaria recalando en la Bahía de las Isletas. Su objetivo era Las Palmas. Los holandeses atacaron el Castillo de la Luz, que protegía el puerto. Los canarios evacuaron a los civiles de la ciudad, y el Castillo se rindió (pero no la ciudad).

Grabado holandés del siglo XVII del ataque a Las Palmas  FUENTE


El objetivo de los holandeses era saquear la Isla y aprovisionarse para llegar hasta el Caribe y eliminar a la flota de Indias que, repleta de plata, llenaba las arcas de la Corona española con la que se sufragaban las guerras contra Europa. Los holandeses pusieron sitio a la ciudad exigiendo la entrega de toda su riqueza. Los canarios entregaron al requerimiento holandés, 12 ovejas y tres terneros.

Van der Does se puso furioso y envió 4.000 soldados a atacar el Consejo de las Islas Canarias, que había buscado refugio en el pueblo de Santa Brígida. Trescientos soldados canarios emboscaron a los holandeses en Monte Lentiscal, matando a 150 y obligando al resto a retirarse. Los holandeses saquearon Maspalomas, en la costa sur de Gran Canaria, San Sebastián de La Gomera, y Santa Cruz de La Palma.

El 8 de julio de 1599 la armada de Pieter van der Does abandona la Isleta con casi un millar bajas. Tras la marcha queda una ciudad destruida que tardó más de un siglo en reponerse.

Fuentes: New World Encyclopedia y Casa Colón

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog