sábado, 21 de octubre de 2017

El campo de concentración Británico en Rusia


Cuando los soldados británicos fueron enviados a Rusia después de la Revolución Rusa sus principales enemigos eran los alemanes, pero también se encontraron luchando y encarcelando bolcheviques.

En la isla de Mudyug, se encuentran los restos de un campo de prisioneros muy diferente a los Gulags repartidos por todo el norte de Rusia y Siberia. Este campo de prisioneros data de 1918 y sus responsables eran británicos y franceses. El lugar era conocido como "La Isla de la Muerte".

Prisioneros Bolcheviques en Mudyug  FUENTE


En aquella época estaban "los blancos" ( las fuerzas anti-bolcheviques que surgieron después de la Revolución de Octubre de 1917, que se llamaban así por los uniformes de color crema usados ​​por los mandos más altos en el ejército zarista. Eran militares reaccionarios, socialistas moderados... Por otro lado, los bolcheviques que tomaron el poder en el otoño de 1917. Rusia en ese momento luchaba en la Primera Guerra Mundial, aliada con Gran Bretaña, Francia y los EE.UU. contra las potencias centrales de Alemania y Austria-Hungría y sus aliados otomanos. Sin embargo, Lenin al llegar al poder firmó la paz.

Cuando firmó el tratado de paz con Alemania, los gobiernos occidentales actuaron rápidamente para volver a abrir el frente oriental. En cuestión de meses, decenas de miles de soldados de Gran Bretaña, Estados Unidos, Francia, Canadá, Australia y otros países recibieron la orden de intervenir en Rusia.

Estas tropas se pusieron del lado de los "blancos" en la incipiente guerra civil rusa. Los aliados que atracaron en Arkhangelsk el 2 de agosto de 1918, comenzaron a encerrar a la gente. Decidieron encarcelar a cualquiera que pareciera sospechoso y los bolcheviques eran los más sospechosos. Dado que la principal prisión de la ciudad estaba llena de gente, estos posibles alborotadores fueron enviados a la isla de Mudyug, a 70 kilómetros de distancia. El primer grupo de reclusos tuvo que construir el campo de prisioneros en este lugar desolado, asolado por el viento.


Tropas aliadas en  Arkhangelsk 1918 FUENTE

Con pocas instalaciones para la higiene y sin ropa, los reclusos se llenaron de piojos. El tifus se extendió como un reguero de pólvora. De las 1.000 personas que pasaron por este lugar, 300 murieron, ya sea por enfermedad, o porque fueron fusilados o torturados hasta la muerte. Pavel Rasskazov, un periodista que pasó varios meses en Mudyug, documentó en su diario, las terribles condiciones de vida y la falta de alimentos.

En la época soviética, en una pequeña colina sobre el campamento, se erigió un obelisco de 25 metros de altura adornado con una estrella roja y el martillo y la hoz. Con la inscripción "en honor a los patriotas torturados hasta la muerte por los intervencionistas".

Obelisco  FUENTE


Vía: BBC 


1 comentario:

  1. Interesante artículo. La Segunda Guerra Mundial es la que se suele llevar todo el protagonismo, pero hay un montón de historias interesantes de la primera muy poco conocidas. Dejo otra curiosidad para quien le interese: Fotografías a color de la Primera Guerra Mundial

    ResponderEliminar

Archivo del blog