viernes, 10 de noviembre de 2017

Cuando España quiso ser una República Federal


La Proclamación de la República Federal tuvo lugar el 1 de junio de 1873 en la primera sesión de las Cortes Constituyentes bajo la presidencia del veterano republicano José María Orense. El 7 de junio se debatió la primera de ellas, suscrita por siete diputados, que decía:

Artículo único. La forma de gobierno de la Nación española es la República democrática federal.
El presidente, haciendo cumplir lo que ordenaba el Reglamento de las Cortes para la aprobación definitiva de las propuestas de ley, dispuso celebrar una votación nominal al día siguiente. El 8 de junio se aprobó la propuesta con el voto favorable de 218 diputados y solamente 2 en contra, proclamándose ese día la República Federal.

Jose María Orense  FUENTE


A pesar de que los republicanos federales gozaban de una mayoría aplastante en las Cortes Constituyentes, en realidad estaban divididos en tres grupos:

Los «intransigentes» con unos 60 diputados formaban la izquierda de la Cámara y propugnaban que las Cortes se declararan en Convención, asumiendo todos los poderes del Estado para construir la República Federal de abajo arriba, desde el municipio a los cantones o Estados.

Los «moderados» constituían la derecha de la Cámara y defendían la formación de una República democrática que diera cabida a todas las opciones liberales, por lo que rechazaban la conversión de las Cortes en un poder revolucionario.

FUENTE


Los «centristas» coincidían con los «intransigentes» en que el objetivo era construir una república federal pero de arriba abajo, es decir, primero había que elaboran la Constitución federal y luego proceder a la formación de los cantones o estados federados.

Las discusiones eran tales que presidiendo un Consejo de Ministros, harto de debates estériles, Estanislao Figueras llegó a gritar: «Señores, ya no aguanto más. Voy a serles franco: ¡estoy hasta los cojones de todos nosotros!». Días más tarde dejó su carta de dimisión en su mesa y tomó un tren en la estación de Atocha que le llevó a París.

Estanislao Figueras  FUENTE


Los «intransigentes» abandonaron las Cortes el 1 de julio.Tras el abandono de las Cortes exhortaron a la inmediata y directa formación de cantones. Comienza la guerra de los cantones.

En lugar de independizarse las regiones lo hicieron las ciudades y los pueblos. En Andalucía por ejemplo se independizaron como cantones: Sevilla, Cádiz, Granada, Jaén, Algeciras, Tarifa, San Fernando, Andújar, Sanlúcar de Barrameda, Bailén, Ecija... Para colmo hubo municipios que se independizaron de esos cantones. Utrera se independizó del Cantón de Sevilla y Jerez de el de Cádiz.

Hubo guerra entre cantones como sucedió con el bombardeo por parte de Cartagena del Cantón de Almería o cuando Loja y Baza se unieron para luchar contra el Cantón de Granada. (La historia del Cantón de Cartagena tendrá entrada propia). Esta revolución cantonal fue entendida por el Gobierno Central como una guerra civil por lo que se vió obligado a mandar al ejército que acabó con estos cantones independientes.

Esta situación pudo más que la voluntad de los políticos. España llegó a tal grado de inestabilidad que el 29 de diciembre de 1874, el pronunciamiento militar del general Martínez Campos acabó con la corta vida de la I República española.


Fuentes: Wikipedia y Gabriel de Reina Tartiere





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog