miércoles, 7 de marzo de 2018

Como la gripe "española" ayudó a avanzar en los derechos de las mujeres


Si bien los desastres son por definición devastadores, a veces pueden conducir a cambios positivos. Hace cien años, una poderosa cepa de gripe barrió el mundo, infectando a un tercio de la población mundial. Las secuelas de este desastre también condujeron a cambios sociales inesperados, que abrieron nuevas oportunidades para las mujeres.

El virus afectó mayoritariamente a hombres jóvenes, lo que en combinación con la Primera Guerra Mundial, creó una escasez de mano de obra. Esta brecha permitió a las mujeres desempeñar un papel nuevo e indispensable en la fuerza de trabajo.

Conocida como la gripe española, causó más de 50 millones de muertos. Para poner esto en perspectiva, la Primera Guerra Mundial, que concluyó justo cuando la gripe estaba en su peor momento en noviembre de 1918, mató a alrededor de 17 millones de personas.


FUENTE


La guerra proporcionó condiciones casi perfectas para la propagación del virus de la gripe. Hombres que pasaban meses en lugares cerrados con miles de compañeros. Esta proximidad, combinada con el estrés de la guerra y la malnutrición que a veces la acompañaba, creó sistemas inmunes debilitados en los soldados y permitió que el virus se extendiera como un reguero de pólvora.

Las epidemias tienden a matar a más hombres que mujeres. A lo largo de la historia, las mujeres tienen mayores tasas de supervivencia. La razón exacta por la cual los hombres tienden a ser más vulnerables, todavía no ha sido explicada.

La gravedad de la epidemia en los Estados Unidos causó un grave prejuicio en la economía. En Nueva Inglaterra, las entregas de carbón se vieron tan afectadas que las personas, incapaces de mantener sus hogares calientes, murieron congelados en pleno invierno.

FUENTE


La escasez de trabajadores abrió el acceso al mercado laboral para las mujeres, y en un número sin precedentes salieron del hogar. En 1920 las mujeres representaban el 21% por ciento del mercado laboral norteamericano. Si bien este impulso de género a menudo se atribuye a la Primera Guerra Mundial, la mayor presencia de mujeres en la fuerza de trabajo habría sido mucho menos pronunciada sin la gripe de 1918.

Las mujeres comenzaron a trabajar en sitios que eran ocupados exclusivamente por hombres. Incluso en trabajos donde tenían prohibida su presencia. A medida que las mujeres cumplían con los roles típicamente masculinos en el lugar de trabajo, también comenzaron a exigir el mismo salario, cosa que todavía está por llegar.

Mujeres en huelga 1920  FUENTE


Las mujeres trabajadoras consiguieron la independencia social y financiera. Con la guerra terminada y una mayor participación femenina en la fuerza de trabajo, los políticos no podían ignorar el papel fundamental que las mujeres desempeñaban en la sociedad y comenzaron a conseguir el derecho al voto.

La pandemia de influenza de 1918 fue devastadora. Pero la masiva tragedia humana tuvo un lado positivo: ayudó a elevar el peso de laas mujeres en la sociedad.


Vía: Smithsonian

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog