jueves, 17 de mayo de 2018

Cuando a Dios le expropiaron un terreno por no pagar los impuestos


El martes 22 de octubre de 1844, el predicador William Miller predijo que sería el día de la segunda venida de Cristo y el fin del mundo. Los movimientos milenaristas de América del Norte, como el de William Miller, surgieron principalmente de las creencias puritanas. Los milenaristas norteamericanos fueron particularmente celosos porque creían que llegaron a EEUU porque Dios quería que creasen un "nuevo reino". Pero el 22 de octubre de 1844 pasó y no vino Dios. Los seguidores de William Miller, unas cincuenta mil personas, se vieron obligados a buscar otros llamamientos religiosos.

William Miller  FUENTE

Peter Armstrong, seguidor de William Miller no se desanimó aunque el mundo continuara. En cambio, buscó en las páginas de la Biblia la explicación al hecho. Armstrong determinó que la segunda venida de Cristo no podría ocurrir hasta que el "santuario terrenal hubiese sido purificado". Armstrong se centró en crear un santuario terrenal que reflejase el Reino de los Cielos. En Isaías 40:3, se dice: "En el desierto, preparen el camino del Señor". En 1850, con el objetivo de crear una nueva Sion, Armstrong compró 73 hectáreas en las montañas del Condado de Sullivan, Pensilvania.


Peter Armstrong  FUENTE


El condado de Sullivan tomó su nombre del general John Sullivan, héroe de la marcha por el país indio de 1779. Armstrong se sintió atraído por la tranquilidad y el atractivo estético de una naturaleza salvaje. Llamó a su tierra Celestia y la imaginó como una imagen del cielo en la tierra. Armstrong vendió unos 300 lotes de 600 metros cuadrados de tierra por diez dólares cada uno, a los fieles que deseaban preparar el camino del Señor. La Comuna Religiosa Celestial creció hasta cubrir más de 200 hectáreas. Para vivir en Celestia, Armstrong exigía que las personas tuviesen una fe sincera y abandonaran sus propiedades y sus caminos pecaminosos.

Armstrong planeó construir un templo sagrado en Celestia, que sería un lugar de refugio para aquellos que creían en el orden divino de Dios para la salvación. Armstrong en documentos legales, cedió todos sus terrenos a "Dios Todopoderoso, que habita la Eternidad, y a su heredero el Mesías Jesús".


FUENTE

Cuando un miembro de Celestia recibió la notificación para incorporarse a filas en la Guerra de Secesión, Armstrong escribió una carta al presidente Lincoln, solicitando que los miembros de Celestia estuviesen exentos de su incorporación a la milicia. Lincoln aceptó y Armstrong tomó esto como una señal divina. Sin embargo, resultó ser un factor que contribuyó a la desaparición de la Comuna Religiosa Celestial. Las personas que buscaban evitar el reclutamiento llegaron a Celestia. Esto empañó los objetivos de la comunidad divina, que se convirtió en un lugar para evitar el llamamiento a filas. Armstrong intentó reubicar su comuna en otros lugares pero sus peticiones fueron declinadas.

FUENTE

Al otorgarle la tierra a "Dios Todopoderoso" Armstrong pretendía que la tierra fuera considerada sagrada, por lo tanto que no estuviera sujeta al impuesto a la propiedad. Desafortunadamente, el gobierno del Condado de Sullivan no estuvo de acuerdo con esa idea. En 1876, el condado ordenó la venta de tierras para pagar los impuestos a la propiedad que debía "Dios Todopoderoso". El hijo de Armstrong compró esas tierras, pero el sueño de Celestia llegó a su fin en pocos años.

Peter Armstrong murió el 20 de junio de 1887 en Celestia, donde solo quedaban unos pocos habitantes. La otrora próspera comunidad religiosa terminó oficialmente, medio siglo después de su creación.

Vía: Pabook


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog