domingo, 25 de noviembre de 2018

Los comienzos de las estrellas Michelín


El mundo de los viajes cambió para siempre en las calles empedradas de Clermont-Ferrand cuando, en 1889, los hermanos André y Édouard Michelin fundaron su compañía de neumáticos.

André y Édouard Michelin  FUENTE


En la actualidad Clermont-Ferrand, tiene 145,000 habitantes El par de inventores más famosos de Clermont-Ferrand no solo cambió el transporte moderno, sino que construyó una marca que finalmente otorgaría el mayor de los galardones del mundo culinario: las estrellas Michelin, otorgadas a los mejores restaurantes.

Los hermanos Michelin heredaron el  negocio de fabricación de ruedas de su padre que a la vez lo heredó de su abuelo, pero terminaron logrando mucho más. Sus innovaciones en llantas, ayudaron a hacer el transporte más sencillo y económico. Michelin anticipó el rumbo al que se dirigía el turismo a principios del siglo XX. Con el lanzamiento de Guías y mapas a principios del siglo XX, Michelin logró hacer de su marca, no sólo una palabra para referirse a los neumáticos, sino también para viajes y alta cocina.

FUENTE

La cobertura de las guías de restaurantes con cocina regional destacada y bodegas bien surtidas convenció a los conductores para seguir viajando y por supuesto gastando más neumáticos. Con el advenimiento de las estrellas Michelin en 1926, otorgadas a los mejores restaurantes, los neumáticos y la alta cocina se entrelazaron para siempre.

El primer avance de los hermanos Michelin fue una patente para el neumático desmontable, que se probó en la carrera de bicicletas París-Brest-París de 1891. A continuación, inventaron el primer neumático de automóvil, para velocidades por encima de los 100 km. hora. A partir de 1929 se ramificaron en el transporte ferroviario: las locomotoras Micheline , con neumáticos de goma, se pasearon por las vías del tren en 1931.

París Brest París  1891  FUENTE

Los hermanos formaban parte de una ola de visionarios franceses que incluían al virtuoso de la ingeniería Gustave Eiffel, al diseñador de modas Coco Chanel y al pionero de la aviación Louis Blériot, responsable del primer vuelo tripulado entre Gran Bretaña y Europa continental.

La compañía Michelin comenzó a producir guías de viaje en 1900, comenzando con una guía de Francia que se entregó a los conductores de forma gratuita. Los libros y mapas atrajeron a los conductores a explorar su país, haciendo desvíos a restaurantes atractivos y quedándose en algún lugar durante la noche para alargar sus viajes, un movimiento hábil para alentar viajes más largos en automóvil, lo que, a su vez, significaba una mayor venta de neumáticos.

En 1926, Michelin producía guías de viaje más completas con un nuevo enfoque en la buena comida, y su uso se disparó. De forma anónima los comensales de la Guía Michelin daban su nota a los restaurantes que visitaban siendo una referencia para los conductores franceses. En la actualidad, Michelin cubre 34 destinos en Europa, Asia y América, con su famoso sistema de clasificación con estrellas Michelin que genera tanto terror como triunfo en los restauradores de todo el mundo.

FUENTE


Las estrellas Michelin tienen el poder de hacer o deshacer carreras culinarias. El famoso chef Gordon Ramsay afirmó haber llorado cuando un restaurante bajo su nombre pasó de dos a cero estrellas.

Vía: BBC


sábado, 24 de noviembre de 2018

El cinturón de Borscht: La utopía judía abandonada de New York


El cinturón de Borscht, también conocido como los Alpes judíos, fue el primer lugar de vacaciones en Estados Unidos durante el siglo XX. Se creó en respuesta al antisemitismo que existía por todo el país, el Cinturón de Borscht consistía en bungalows, hoteles turísticos, campamentos de verano y pensiones ubicadas en las montañas Catskill en el estado de Nueva York.

En su apogeo, el cinturón de Borscht era lo máximo en vacaciones. Si bien muchos judíos estadounidense nacidos antes de los 80 conocíann bien el área, la película de 1987 Dirty Dancing mostró el lugar al mundo. El Cinturón de Borscht hoy en día ha desaparecido, debido a los cambios socioeconómicos que han tenido lugar en los últimos años.

FUENTE

Durante cinco años la fotógrafo Marisa Schienfeld ha estado fotografiando el lugar para alejarlo del olvido. Ha conversado con historiadores, lugareños... para desenterrar una historia vital. En estos lugares hay historias de judíos que crean un espacio común nacido del antisemitismo.

Aquí os dejo unas cuántas imágenes del anteriormente Edén de los judíos.






























Vía: Huckmag


sábado, 10 de noviembre de 2018

Historia de la cerveza en España


En España la cerveza precedió al vino. Nuestros antepasados prerromanos ya la consumían. El primer vino no llegó hasta que lo trajeron los fenicios hacia el siglo VI AC, debido a su escasez era una bebida de lujo.

Las bebidas de trigo fermentado eran muy comunes en el Mediterráneo. El historiador griego Estrabón llama zythos a una cerveza que fabricaban los pueblos del centro y norte de la Península. Plinio la llamaba caelia o cerea. En la vecina Galia, la misma bebida se llamaba cervesia, de donde procede el nombre.

Plinio el Viejo  FUENTE

En las cervezas más antiguas se usaban indistintamente trigo o cebada, la experiencia les hizo decantarse por el último cereal. La cerveza más productiva se cultivaba en la zona de Cartagena. Los celtíberos la sembraban en abril, según Plinio y obtenían dos cosechas al año. El auge del vino (los más famosos los de Turdetania) acarreó un paulatino olvido de la cerveza. La trilogía mediterránea había triunfado: trigo, vid, olivo.

En el siglo XVI uno de los integrantes de la embajada que envío la ciudad de Sevilla a Flandes, para exponer unas quejas a Carlos V denunció a su regreso que le habían dado a beber un brebaje pestilente más parecido a meados de yegua (era la cerveza). Flandes era la única región europea donde no se producía vino, de la corrupción del nombre del antiguo conde de Flandes, Jan Primus , procede Gambrinus, el patrón de la cerveza, ese hombre que vemos en el anuncio de Cruzcampo.

Los maestros cerveceros llegados de Flandes con el séquito de Carlos V reintrodujeron el "rubio brebaje" en España con el rechazo de la nobleza autóctona. Los comuneros tampoco apreciaron la cerveza, quizá la hubieran admitido de haber sabido que había sido la bebida autóctona española. De aquella celia que bebían los antiguos íberos nadie conservaba noticia alguna.

Las primeras fábricas de cerveza se instalaron en Madrid, debido a la calidad del agua del río Manzanares, y en Sevilla, donde debido a su condición de puerto de las Indias existía una gran colonia de flamencos y alemanes. Fue creciendo la afición a la cerveza, aunque sin desbancar al vino, y a finales del siglo XVII, ya había en Madrid varisa fábricas exportadoras de cerveza.

FUENTE

Tras la guerra de la Independencia la producción de cerveza dejó de estar en manos de algunas familias que la monopolizaban y su fabricación y consumo se extendió por toda España.


Fuente: Enciclopedia Eslava 

Archivo del blog