sábado, 20 de agosto de 2011

Peter Deunov el hombre que salvó a los judíos de Bulgaria



En la Segunda Guerra Mundial Bulgaria no tenía un Schindler, ni una lista. Tenía un místico con barba blanca llamado Peter Deunov y una nación entera detrás de él. Juntos, salvaron a 48.000 judíos bulgaros del Holocausto.

Bulgaria es uno de los tres países de Europa, donde toda la población judía sobrevivió al Holocausto. (Dinamarca y Finlandia fueron los otros dos, pero su población judía era relativamente pequeña y fueron aislados geográficamente.) Deunov plantó cara a Hitler y sus directivas nazis. Como Albert Einstein diría más tarde: "El mundo entero se inclina ante mí, y yo me inclino ante el maestro Peter Deunov."

Deunov

La filosofía de Peter Deunov no era nada revolucionaria en un primer momento. Él basa sus creencias en las de Cristo y predica el amor universal y la tolerancia religiosa, sólo con más mística e inclinación cósmica. Ahora se conoce como cristianismo esotérico.

Pero Deunov era muy polémico era un firme creyente en la astrología y la frenología (la determinación de rasgos de la personalidad basado en la forma de los cráneos de las personas), Deunov también consideraba la forma física crucial para el desarrollo espiritual. Él diseñó los campos de la salud de sus discípulos, que incluía subir la cumbre del Musala, el monte más alto de Bulgaria. Además, promovía el vegetarianismo estricto y dosis generosas de agua. Pero quizás lo más polémico era su creencia en la Paneuritmia ("ritmo cósmico sublime"), danzas sagradas inventadas por Deunov para utilizar "energías positivas". La Iglesia Ortodoxa de Bulgaria denunció sus enseñanzas.

Pero más allá de escalar montañas y la predicación de la alegría de la buena salud, Deunov defendió la paz mundial. Durante una de sus conferencias en 1917, habló en contra de la entrada de Bulgaria en la Primera Guerra Mundial. Aunque Deunov después demostraría tener razón, eso no impidió que el gobierno lo exiliara durante un año.

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Bulgaria escogió de nuevo el bando perdedor. Con la esperanza de recuperar las tierras ancestrales que había perdido durante la Primera Guerra Mundial (Tracia y Macedonia), Bulgaria se unió a las potencias del Eje en 1941. Hitler obligó al Gobierno búlgaro a aprobar leyes opresivas contra la judíos.

Zar Boris III

El zar de Bulgaria Boris III fue capaz de evitar la aplicación de políticas antisemitas, al menos por un tiempo. Sin embargo, la presión política y militar de Hitler se hizo demasiado grande. En marzo de 1943, Boris firmó la deportación de 11.343 Judios de Tracia y Macedonia a Auschwitz. De ellos, sólo 12 sobrevivieron. Cuando la expulsión se hizo pública, la mayoría de los búlgaros estaban tan indignados que Boris pasó a la clandestinidad. Cuando Hitler exigió la deportación de todos los Judios de Bulgaria, Boris se derrumbó.

Lo que sucedió después fue un golpe de suerte. La directiva firmada por Boris para la deportación de los judíos bulgaros, pasó por las manos de uno de los seguidores Deunov, que informó rápidamente a su gurú. Deseosos de detener la deportación, Deunov envió a uno de sus devotos de más confianza, un alto funcionario llamado Lyubomir Loulchev, a intentar convencer a Boris. Deunov sabía que Boris lo respetaba pero también sabía que el zar respetaba a Loulchev. Deunov le dijo a Loulchev "Busca al zar y dile que si deja que los judíos búlgaro eran deportados a Polonia, sería el fin de su dinastía."

Por desgracia, la localización de el zar no fue una tarea fácil. Boris se encontraba en la clandestinidad, y ni siquiera sus asesores de mayor confianza conocía su paradero. Loulchev buscó desesperadamente, pero se estaba acabando el tiempo, por lo que volvió a Deunov en busca de ayuda. Deunov según la leyenda, meditó donde podía estar Boris y tras unos minutos dijo una sola palabra: "Krichim", el nombre de una oscura ciudad en el sur de Bulgaria. Loulchev salió de inmediato y descubrió a un zar muy sorprendido por haber descubierto su paradero.

No mucho después, Boris pidió la liberación de todos los judíos de Bulgaria en espera de deportación. No se sabe si el cambio de actitud fue el resultado de la apelación a la conciencia de Loulchev de Boris, el poder del consejo de Deunov...

Hitler se enojó por este giro de los acontecimientos, así como por la negativa de Boris "para participar en la guerra contra la Unión Soviética. En agosto de 1943, el Führer convocó al zar a una reunión privada en el este de Prusia, un viaje del que nunca se recuperó.Volvió agotado y deprimido, y murió misteriosamente unos días después, a los 49 años.

Hitler y Boris

Desafortunadamente, tampoco hubo final feliz para Deunov. En 1944, las fuerzas soviéticas invadieron Bulgaria, y el gurú cristiano murió dos días antes de que las autoridades comunistas lo arrestasen por sus enseñanzas espirituales. El gobierno siguió hostigando y persiguiendo a sus seguidores hasta la caída del comunismo en 1989.

Desde entonces, sin embargo, ha habido un aumento de interés en las filosofías de Deunov, y sus enseñanzas poco a poco han extendido por toda Europa. Pero incluso los búlgaros, que no son particularmente religiosos siguen teniendo respeto por él, por su papel fundamental en salvar la vida de 48.000 búlgaros del Holocausto.

Vía: Mentalfloss


1 comentario:

  1. Me parece muy interesante esta aportación. Debes saber que su movimiento tiene el nombre de la fraternidad blanca universal y su maestro más evolucionado fue Omraam Mikhaël Aivanhov. En www.prosveta.es encontraràs su interesante obra.

    Gràcias por esta información.

    ResponderEliminar

Archivo del blog