martes, 11 de junio de 2024

Los "pubs volantes" en la Segunda Guerra Mundial

 

   Hace 80 años, en el desembarco de Normandía, los valientes hombres de los ejércitos aliados occidentales estaban intentando salvar a Europa del nazismo y pasando por una situación difícil de enfrentamientos sangrientos con el ejército alemán. Las condiciones en el campo eran espartanas y la cerveza era un lujo inalcanzable. Se tenían que conformar con una especie de sidra acuosa que se tomaba por los alrededores. 


Depósito de cerveza  FUENTE


   Aviones británicos, canadienses y estadounidenses transportaron cerveza a través del Canal de la Mancha a los soldados del frente. El 17 de junio de 1944, 11 días después de que comenzara la invasión, un Spitfire del Escuadrón 416 de la Real Fuerza Aérea Canadiense voló desde Inglaterra al recién construido aeródromo de Bazenville, a sólo tres millas de Gold Beach, con un tanque lleno de cerveza colgado debajo de su fuselaje. El tanque había sido limpiado con vapor, pero todavía sabía a gasolina, tras las protestas de los soldados por el sabor "gaseoso" de la cerveza, la cerveza empezó a transportarse directamente en sus barriles. 


FUENTE


   En la foto de arriba se muestra un Supermarine Spitfire de la RAF que voló de Inglaterra a Normandía unas semanas después del Día D. En lugar de tanques de combustible externos, el avión tiene un par de barriles de cerveza.

   Otro método utilizado fue fijar barriles a los bastidores de bombas. Los pilotos del ala número 131 (polaca) de la RAF, que volaban Spitfire Mk IX, habían inventado la "bomba de cerveza", utilizando barriles caseros. El 3 de agosto de 1944, el Ala 131 se trasladó de Inglaterra al aeródromo de Plumentot, cerca de Caen, y comenzó el “bombardeo de cerveza". 



Bombas cerveceras  FUENTE



FUENTES: Neatorama y Zytophile






martes, 4 de junio de 2024

El ejército de la Segunda Guerra Mundial que no existió

 

   El próximo 6 de Junio se cumplirá el 80 aniversario del Día D, el acontecimiento que cambió el rumbo de la Segunda Guerra Mundial. Pero detrás del éxito del desembarco de Normandía se esconde la contribución poco conocida de hombres y mujeres de la industria cinematográfica que ayudaron a engañar al enemigo haciéndole creer que la invasión se produciría en el Paso de Calais, e incluso después del desembarco de Normandía, el Alto Mando alemán siguió creyendo que no era más que una distracción.

  ¿Cómo surgió la Operación Fortaleza? La historia se remonta al otoño de 1940, cuando el coronel John Turner comenzó a construir aeródromos señuelos para confundir a la Luftwaffe. Turner se había jubilado en 1939, pero lo llamaron para dirigir un nuevo departamento ultrasecreto para construir aeródromos falsos y aviones ficticios. El problema era que los fabricantes de aviones ficticios, los hacían  demasiado complejos y caros. Turner necesitaba encontrar un nuevo proveedor.

   Norman Loudon era un empresario escocés, que había comprado una mansión al oeste de Londres de 30 hectáreas de terreno. En 1932 abrió un estudio de cine en esos terrenos, llamó a sus estudios Sound City. Los estudios tuvieron éxito y en 1939 habían duplicado su tamaño. Un equipo de talentosos técnicos cinematográficos, incluidos diseñadores, escenógrafos y carpinteros... copaban el estudio. Pero la llegada de la guerra provocó una importante caída en la producción cinematográfica británica. 

 Aviones fake 


   Durante 1940, Turner conoció a Loudon y se dio cuenta de que la industria cinematográfica tenía experiencia en la creación de decorados que eran completamente artificiales pero que parecían reales ante la cámara y lo serían para los aviones de reconocimiento alemanes a 20 mil pies de altura. ¿Quizás podrían construir aviones ficticios?, Loudon presentó una oferta y ganó el contrato para construir 50 aviones Wellington y 100 aviones Blenheim. Turner consiguió sus maniquíes a un tercio de precio anterior y Loudon encontró un valioso trabajo para sus técnicos cinematográficos. 

   Mientras tanto, el ejército británico creó una nueva unidad en El Cairo. Conocida simplemente como A-Force, que estaba dirigida por otro pionero del engaño, el teniente coronel Dudley Clarke. Comenzó engañando a los italianos y alemanes en cuanto a las intenciones aliadas en la Guerra del Desierto. Se hizo muy hábil en el arte de crear fuerzas que no existían y en exagerar el contingente de batalla. Inventó una brigada de paracaidistas y convenció a los italianos de que los utilizarían para quedarse detrás de sus líneas. Pero en el norte de África no existían tropas aerotransportadas. Luego inventó divisiones y cuerpos de ejército para que pareciera que el Octavo Ejército era mucho más grande de lo que era. 

Dudley Clarke Dudley Clarke 

   En la batalla de El Alamein en octubre de 1942, Clarke y sus hombres convencieron al enemigo de que el ataque aliado procedía del sur del frente de batalla. Camiones cubiertos parecían tanques desde el aire, a la vez se hacían lo que parecían huellas de tanques en la arena. Colocaron lo que parecía un oleoducto hasta un depósito de combustible imaginario en el sur, en realidad hecho con viejos bidones de petróleo. Los alemanes colocaron dos divisiones blindadas en el sur para hacer frente a esta aparente amenaza. Cuando llegó la batalla, Montgomery atacó desde el norte. La batalla aún duró 10 días de intensos combates, pero superar en maniobras al enemigo sin duda ayudó a lograr la victoria.

   Cuando llegó el momento de planificar el Día D, la mayor operación anfibia jamás lanzada, la necesidad de un plan de engaño detallado era aún mayor. Al discutir la invasión con Joseph Stalin en Teherán, Winston Churchill usó la frase: "En tiempos de guerra, la verdad es tan preciosa que siempre debe estar acompañada por una guardia de mentiras". Esto resumía perfectamente la visión aliada del engaño. El general Montgomery, que desde el Alamein era un entusiasta partidario del engaño, insistió en que la única manera de hacer que los alemanes mantuvieran un gran ejército, en la región de Calais era convencerlos de que se estaba formando un Grupo de Ejércitos completo en Kent, Essex y Suffolk. , preparándose para invadir a lo largo del Paso de Calais. 

   Pero ¿cómo pudieron reunir un ejército de 300.000 hombres que no existía? Hubo muchos elementos en la campaña de engaño conocida como Operación Fortaleza. Los agentes dobles, enviaron información errónea a los alemanes. También hubo engaños científicos, enviando señales falsas para indicar que flotillas de barcos o escuadrones de aviones estaban en algún lugar donde no estaban. 

   Para crear un ejército falso, los engañadores comenzaron con un nombre, el Primer Grupo de Ejércitos de EE.UU., conocido por su sigla como FUSAG. Una vez más, los técnicos de cine de Loudon se pusieron a trabajar construyendo tanques ficticios para este ejército imaginario. Compuestos de goma y lona alrededor de un marco de metal, podían inflarse en 30 minutos. Diseñaron grandes lanchas de desembarco hechas de lona y madera que flotaban sobre bidones de petróleo vacíos. Se construyó un depósito de combustible falso a lo largo de la costa de Dover. Hecho con tablas de madera, andamios y viejas tuberías de alcantarillados, desde 20.000 pies parecía real. 


Tanques fake


   Algunas divisiones estadounidenses y canadienses existentes fueron asignadas a FUSAG. Se ordenó a una unidad completa de Señales del Ejército de EE. UU. que enviara mensajes de radio falsos a lo largo de la cadena de mando con detalles de ejercicios de entrenamiento y simulacros de desembarcos en la playa. A finales de mayo, una semana antes del Día D, la inteligencia alemana calculó que 79 divisiones aliadas se habían reunido en el Reino Unido. De hecho, el número era sólo de 52. 

    Pero todo ejército necesita un comandante, el general George S. Patton fue puesto al mando de FUSAG. Sin duda habría preferido estar al mando de tropas reales. Como gran showman, aparecía para pronunciar discursos e inspeccionar unidades imaginarias de infantería y blindados. Dondequiera que iba, lo acompañaban fotógrafos y su nuevo mando pronto se filtró al enemigo. Como los alemanes pensaban que era uno de los mejores generales que tenían los aliados, creían plenamente que estaría al mando de la punta de lanza de la invasión de Europa. Cuando se produjo el desembarco del Día D en Normandía, los alemanes fueron sorprendidos . Pero reaccionaron rápidamente y, a los pocos días, llegaron refuerzos del sur y el oeste de Francia para luchar. La lucha de seis semanas fue larga y dura. 


 Lanchas fake



   Sin embargo, lo más importante fue que el 15.º ejército alemán permaneció en Paso de Calais esperando lo que el Alto Mando alemán estaba convencido que sería una segunda gran invasión. Mientras las batallas decisivas se libraban en Normandía, más de 150.000 soldados alemanes se sentaban de brazos cruzados a 321 kilómetros de distancia, alrededor de Calais. La campaña de engaño, había sido un éxito.

miércoles, 29 de mayo de 2024

La vida de un legionario romano

 

   El salario y el estatus social eran los principales incentivos para ingresar en el ejército romano. Los ciudadanos que se convertían en soldados se beneficiaban de unos salarios regulares durante su servicio y, al jubilarse, recibirían una pensión equivalente al salario de una década. La mayoría de los ciudadanos nacidos libres en el Imperio Romano carecían del estatus social (y los derechos legales) de los ciudadanos romanos. La recompensa de la ciudadanía romana después de 25 años de servicio militar ofrecía una transformación social, no sólo para ellos sino también para sus familias. 

Legionario romano



  Existían estrictos requisitos físicos y sociales para el reclutamiento: tenían que ser hombres de al menos 172 cm de altura y, aunque no había un requisito de edad mínima, debían unirse antes de los 35 años. Una vez que prestaban juramento (sacramentum), los reclutas ya no podían echarse atrás y la mayoría se comprometía a servir en el ejército durante al menos 25 años. Después de este juramento y el alta médica, la jubilación o la muerte en el servicio eran los únicos medios honorables para salir del ejército.

   Los soldados que aspiraban a un ascenso debían estar entre los más capaces y saber leer y escribir. El codiciado papel de abanderado solo era alcanzable para aquellos que sabían calcular y leer y escribir, ya que llevaban las cuentas de los soldados. Los abanderados ganaban el doble que los soldados ordinarios, mientras que los centuriones, la única clase de oficiales al alcance de los plebeyos, podían ganar entre 15 y 60 veces el salario básico. Los soldados de caballería se encontraban entre los puestos más codiciados del ejército. Recibían un pago extra, para mantener su caballo y su equipo.

   Los soldados tenían que comprar y mantener sus propias armas y armaduras. Se podían realizar compras nuevas o de segunda mano en las armerías del fuerte o, a veces, a los artesanos locales. Las armas podían heredarse y pasaban de generación en generación. Los legionarios soportaban una vida dura antes de llegar al campo de batalla. Meses de marchas, entrenamientos y campamentos nocturnos.

   El ejército romano construía fuertes donde quiera que fuera necesaria una presencia militar más permanente: a lo largo de las fronteras del imperio o en zonas conflictivas para evitar levantamientos locales. Su diseño estandarizado reflejaba el de las ciudades romanas, pero con cuarteles y otros edificios militares. Más allá de las murallas se desarrollaron municipios civiles (vici) con baños, tiendas y tabernas. Los soldados podían disfrutar de la vida privada fuera de sus deberes militares con sus familias, tanto oficiales como no oficiales. 

   A los soldados ordinarios (por debajo del rango de centurión) no se les permitía oficialmente casarse, pero aún así formaban relaciones significativas con mujeres y tenían familias. Hombres, mujeres y niños esclavizados también habitaban el fuerte, y algunos incluso viajaban con soldados en campaña. 


FUENTE


   Roma conquistó y asimiló una extensión de territorios sin precedentes. La gente de estos territorios (provincias) quedó sujeta a la ley romana, y los soldados eran responsables de hacer cumplir esa ley, en particular mediante la imposición de castigos. Había un número limitado de soldados para vigilar un vasto imperio, lo que podía conducir a formas de control opresivas y explotadoras. Como ejecutores, los soldados romanos eran, como era de esperar, impopulares y podían correr el riesgo de sufrir represalias. Las listas de los regimientos podrían incluir a los soldados "muertos por bandidos". Las revueltas a gran escala fueron esporádicas, pero cuando ocurrieron, a menudo causaron un gran número de víctimas, tanto para el ejército como para la población local. 


 Diploma militar 


    Los soldados que conseguían jubilarse, se estima que alrededor del 50%, recibían una lucrativa bonificación, suficiente para comprar tierras o vivir cómodamente. Los soldados retirados recibían su ciudadanía, el inicio de su transformación social y la de sus familias. Como prueba de este estatus, se les entregaban  diplomas militares de bronce.




jueves, 23 de mayo de 2024

Una historia de gladiadores

   Un gladiador romano era un hombre (raramente una mujer), generalmente un criminal convicto o un esclavo, que participaba en combates con otro gladiador, a menudo hasta la muerte, para entretener a multitudes en el Imperio Romano . 

   Los primeros juegos de gladiadores registrados fueron organizados por los hijos de Junio ​​BrutoJunio ​​Bruto en el año 264 a. C., eventos dedicados al fantasma de su padre. En 174 a. C., 74 hombres lucharon durante tres días para honrar al padre muerto de Tito Flaminino; y hasta 300 parejas lucharon en los juegos ofrecidos a Pompeyo y César. El emperador romano Trajano hizo que 10.000 hombres lucharan durante cuatro meses para celebrar su conquista de Dacia


 Gladiadores 


   Durante los primeros juegos, cuando la luchas de gladiadores eran escasas, los combatientes eran casi en su totalidad prisioneros de guerra. A medida que aumentaron el número y la frecuencia de estos combates, comenzaron a alistarse ciudadanos romanos y voluntarios. Al final de la República, aproximadamente la mitad de los gladiadores eran voluntarios. 

  Los gladiadores eran entrenados para luchar en escuelas especiales llamadas ludi (singular ludus ) Ludus (juegos). Practicaban su arte en circos, estadios de carreras de carros, donde la superficie del suelo estaba cubierta con arena que absorbía la sangre. Por lo general, peleaban entre sí y rara vez, contra animales salvajes.

   Los gladiadores, se organizaban en función de como luchaban, habían gladiadores a caballo, en carros, en parejas y gladiadores nombrados por su origen, como los tracios. A los gladiadores populares y hábiles se les permitía tener familia y podían llegar a ser muy ricos. 

  La esperanza de vida de un gladiador era de 25 años, poco más de la mitad de la esperanza de vida de un romano de aquella época. Gozaban de excelente salud y recibían atención médica especializada, como lo demuestran las fracturas de huesos perfectamente curadas. A los gladiadores a menudo se les llamaba hordearii u "hombres de cebada", porque comían más plantas y menos carne que los romanos promedio. Sus dietas eran ricas en carbohidratos. Bebían brebajes de madera carbonizada o ceniza de huesos para aumentar sus niveles de calcio.

  En el sacramentum gladiatorium o "juramento del gladiador", el gladiador potencial, ya fuera esclavo o hombre hasta entonces libre, juraba uri, vinciri, verberari, ferroque necari patior : "Soportaré que me quemen, que me aten, que me golpeen". , y ser muerto a espada." 

Gladiadores


   Al final de un largo servicio, un gladiador ganaba una rudis , una espada de madera que uno de los oficiales empuñaba en los juegos y usaba para entrenar. Con los rudis en la mano, un gladiador podría convertirse en entrenador de gladiadores o guardaespaldas independiente.

   Los juegos de gladiadores terminaban de tres maneras: uno de los combatientes pedía clemencia levantando el dedo, la multitud pedía el final del juego o uno de los combatientes estaba muerto. Un árbitro conocido como editor tomaba la decisión final. No parece haber evidencia de que la multitud expresara su petición por la vida de los combatientes levantando el pulgar, o al menos si lo usaron, probablemente significaba muerte, no piedad. Un pañuelo ondeando significaba misericordia, y los grafitis indican que gritar las palabras "despedido" también servía para salvar de la muerte a un gladiador caído. 


miércoles, 15 de mayo de 2024

Diego García Paredes: El mejor soldado español de todos los tiempos

   Diego García de Paredes y Torres nació en Trujillo el 30 de Marzo de 1468. Conocido como el Sansón de Extremadura o el Hércules de España, fue un militar español célebre por su fuerza física. Ya de adolescente había alcanzado la estatura de un gigante, medía más de 2 metros y pesaba 120 kilos. Además de su estatura, estaba dotado de una extraordinaria fuerza física y una gran agilidad. Hasta el mismísimo Cervantes lo cita: “Diego García de Paredes fue un valentísimo soldado y de tantas fuerzas naturales (…) que puesto con un montante (espada) en la entrada de un puente detuvo a todo un innumerable ejército que no pasase por ella”. 


Diego García de Paredes 


   Los historiadores no se ponen de acuerdo sobre su participación en la reconquista del reino de Granada, pero sí están seguros de que en 1496 y tras la muerte de su madre, partió hacia Italia para enrolarse allí como soldado de fortuna. Diego desembarcó en Nápoles, acompañado de su medio hermano por vía paterna, Álvaro de Paredes. Sin embargo, la guerra por el reino napolitano entre españoles y franceses había cesado recientemente, y ante la falta de jornal para subsistir, ambos hermanos viajaron a Roma para servir al Papa. 

  El Papa Alejandro VI observaba a los españoles que estaban a su servicio practicar el juego de lanzar la barra, uno de los deportes de la época, cuando una comitiva papal de italianos recelosos provocó una disputa. Diego García, ayudado sólo de seis camaradas y armado solamente con la pesada barra de hierro, destrozó a todos sus rivales, que habían echado todos mano de las espadas, «matando cinco, hiriendo a diez, y dejando a los demás fuera de combate. Alejandro VI, contrató a García y a los suyos para su guardia personal. Esta etapa terminó en cuanto Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, reclamó su ayuda. Diego García de Paredes era un devoto seguidor del Gran Capitán. A su servicio participó en numerosas batallas, en las que destacó por su valor en la lucha cuerpo a cuerpo. 

  En el asedio de Cefalonia, ciudad que había sido arrebatada por los turcos a la República de Venecia. Setecientos jenízaros defendían aquella fortaleza situada sobre una roca de áspera y difícil subida. Españoles y venecianos sufrieron cerca de dos meses todo género de penalidades en aquel sitio sin poder rendirla. Los turcos tenían entre sus armas ofensivas una máquina provista de garfios que los españoles llamaban «lobos», con los cuales aferraban a los soldados por la armadura y levantándolos en alto los estrellaban dejándolos caer, o bien, los atraían hacia la muralla para matarlos o hacerlos prisioneros. 

   Diego García, fue atrapado por los garfios, y lo subieron encima de la muralla. Conservando espada y rodela, puso pie sobre las almenas, y una vez abierto el artefacto quedó en libertad de acción, con una violencia desenfrenada empezó a matar a los turcos que se acercaban para derribarle, y ni la partida encargada de dar muerte a los prisioneros ni los refuerzos que llegaron pudieron rendirle; refuerzos y más refuerzos vinieron contra él, estrellándose ante su fuerza. Resistió heroicamente en el interior de la fortaleza, solo le pudieron capturar después de tres días cuando la fatiga y el hambre acabó con sus fuerzas. Ante semejante muestra de coraje los turcos respetaron su vida y le tomaron prisionero esperando obtener por su rescate mejores condiciones en caso de rendir Cefalonia. Restablecidas sus fuerzas, Diego esperó hasta que se inició el asalto final por parte de sus compañeros, momento que aprovechó para escapar de su prisión, echó abajo las puertas del calabozo y acabó con los centinelas. Colaboró en el ataque de los españoles hasta que se tomó la fortaleza. Fue aquí, en las murallas de Cefalonia, donde comenzó realmente la leyenda de Diego García de Paredes, siendo conocido a partir de ese momento entre los soldados españoles como El Sansón de Extremadura, y por aliados y enemigos como El Hércules y Sansón de España. 


El Gran Capitán 


   El Sansón español se cubrió de gloria en los campos de Italia. Cegado por un arrebato de locura, se dirigió con un montante a la entrada del puente del río Garellano, desafiando a un destacamento del ejército francés. Blandiendo con rapidez y furia el descomunal acero, se abalanzó en solitario sobre sus enemigos y comenzó una espantosa matanza entre los franceses, que solamente podían acometerle mano a mano por la estrechez del paso, ahora repleto de cadáveres. Acudieron algunos refuerzos españoles a sostenerle en aquel empeño irracional y se entabló una sangrienta escaramuza. Ante la aplastante inferioridad numérica y el fuego de la artillería enemiga, los españoles se vieron obligados a retirarse, siendo el último Paredes. Quinientos enemigos, cayeron a manos de su montante o huyendo de él, saltando del puente al río. 


FUENTE


   Finalizada la guerra en Italia hacia 1504, Nápoles pasó a la Corona de España. Entonces, el Gran Capitán comenzó su gobierno del reino napolitano como virrey con muy amplios poderes. En agradecimiento a sus servicios, Fernández de Córdoba nombró a Diego García de Paredes, marqués de Colonnetta. Pero cuando las cosas se pusieron feas y Fernando González de Córdoba cayó en desgracia, la defensa que hizo el antiguo soldado de su amado jefe le costaría la pérdida del marquesado. El soldado extremeño se dedicó al corso o a la piratería en el Mediterráneo, dependiendo de las ofertas que recibiera, haría su agosto contra sus presas favoritas, los barcos berberiscos y franceses.

   En 1508 recuperó el favor real. Paredes tomó parte en la Cruzada de Cisneros en tierras africanas, participando en 1509 en el asedio de Orán. De regreso a Italia, la fama de Paredes no podía pasar desapercibida e ingresó en las fuerzas Imperiales de Maximiliano I como Maestre de Campo de la infantería española. En 1510 marchó de nuevo a África con el ejército español y participó bajo las órdenes de Pedro Navarro en los asedios de Bugía y Trípoli, además de lograr el vasallaje a la Corona de Argel y Túnez. Regresó a Italia, incorporándose nuevamente al ejército del Emperador, y defendió heroicamente Verona, desahuciada por las fuerzas Imperiales.

   El Sansón de España era ya una leyenda viva en toda Europa y fue nombrado Coronel de la Liga Santa al servicio del Papa Julio II. Fue capturado en una multitudinaria emboscada en la que recibió tres heridas de arcabuz, pero al ser conducido por un puente, García se arrojó al agua con los cuatro caballeros que eran necesarios para asirle, ahogándose ellos y escapando él a nado, y pudo recorrer a pie las seis millas que le separaban del campamento aliado. 

   En el invierno de 1520 peregrinó a Santiago de Compostela en la escolta del Emperador Carlos V, permaneció en Trujillo durante la Guerra de las Comunidades y a mediados de 1521 se incorporó al ejército de España en la Guerra de Navarra. De 1526 hasta 1529, viajó por toda Europa en el séquito Imperial de Carlos V, gran admirador del legendario guerrero, quien le nombró Caballero de la Espuela Dorada.

   Diego García de Paredes murió en 1533 (tras regresar con Carlos V de derrotar a los turcos en el Danubio) a causa de las heridas recibidas en un accidente sufrido cuando, subido a un caballo, participaba en un inocente juego infantil. Jugaba con los niños a tirar una lanza contra una diana improvisada. Tropezó contra un cordel anudado entre dos alcornoques, que le segó la garganta. Lo que no habían conseguido las crueles guerras ni la violencia de los adultos, lo consiguió un elemental juego infantil: la muerte de un gigante. 

   La memoria de sus proezas ha perdurado a lo largo de los siglos. Por eso, muchos siguen considerando hoy a Diego García de Paredes como el mejor soldado español de todos los tiempos.

miércoles, 8 de mayo de 2024

Rosalind Franklin: La mujer olvidada y vejada que descubrió la estructura del ADN

  A pesar de que sus investigaciones que permitieron definir que el ADN tiene estructura de doble hélice, no fue premiada con el Nobel. Rosalind Franklin había muerto en 1958, cuatro años antes de que la Academia Sueca reconociese la importancia del descubrimiento: el logro en biología más importante del Siglo XX. El galardón lo obtuvieron curiosamente, quienes usaron sus datos a escondidas, quienes la despreciaron como científica y como mujer: Watson, Krick y Wilkins.

Rosalind Franklin

  Nacida en Londres en 1920 en una acaudalada familia judía, logra -pese a la oposición paterna un título universitario en Física, Química y Matemáticas en el Colegio Mayor Femenino de Cambrigde, en una época en la que la Universidad no otorgaba el grado de licenciado a las mujeres. Después de Cambridge pasó tres años en Francia en el Laboratorio Central de Servicios Químicos del Estado. Allí se dedicó al estudio de la Cristalografía con Rayos X

   Tras incorporarse al King's College de Londres en 1951 como investigadora asociada, a la edad de 31 años, el 6 de mayo de 1952 junto al estudiante de doctorado Raymond Gosling logró, la famosa imagen, que ella llamó Foto 51. Esta foto fue esencial para descifrar la estructura del ADN, la molécula que transmite la información genética y es responsable por la continuidad de la vida. Para obtener la Foto 51, Franklin debió perfeccionar los instrumentos y realizar una exposición de 100 horas. Por ajustar continuamente el aparato, Franklin exponía su cuerpo a la radiación, uno de los factores que años después pudo haber contribuido al cáncer que le costó la vida. 

Foto 51

   Maurice Wilkins, era físico en el Kings College y desde el principio mostró gran antipatía por Rosalind. Otros dos científicos Watson y Crick trabajaban en el laboratorio Cavendish de la Universidad de Cambridge y estaban en una carrera contra el tiempo para descifrar la estructura del ADN antes que su principal competidor, Linus Pauling. Wilkins le mostró a Watson la foto sin el conocimiento de Franklin. Watson y Crick tuvieron acceso además a un informe crucial en el que Franklin analizaba sus datos e incluía mediciones de parámetros en la Foto 51. 

   Watson y Crick publicaron su famoso estudio sobre el ADN en la prestigiosa revista Nature el 25 de abril de 1953. Nature publicó ese día tres estudios: primero el de Watson y Crick, luego uno de Wilkins y dos colegas, y por último un estudio de Franklin y Gosling con datos experimentales. Al aparecer en tercer lugar, el aporte de Franklin y Gosling fue visto según observadores como una confirmación, no como un elemento clave del descubrimiento. 

  Cuando se publicaron los artículos en Nature, Rosalind Franklin ya estaba en otro laboratorio de Londres, en Birkbeck College. En Birkbeck, Franklin se destacó por sus investigaciones sobre virus, colaboró con Aaron Klug y descubrió que el virus del mosaico del tabaco tenía una organización y estructura helicoidal. La científica continuó ese trabajo hasta su muerte por cáncer de ovario en 1958, a los 37 años. 

  En la ceremonia de entrega del Nobel en 1962 ni Watson, ni Crick ni Wilkins reconocieron en sus discursos cuán importante había sido para el descubrimiento el trabajo de Franklin. En su libro "La Doble Hélice", publicado en 1968, una década después de la muerte de Franklin, Watson hace más de 80 menciones de la científica. Watson describe a Franklin como una mujer agresiva "de actitudes belicosas", que ocultaba sus datos y "a la que había que poner en su lugar". Se refiere incluso a cómo se vestía la científica y a que "nunca usaba lápiz labial para contrastar su pelo negro".

  

FUENTES: BBC y Mujeres malditas

miércoles, 1 de mayo de 2024

Los luditas: La revolución del hombre contra la máquina

 

   En la era moderna, los luditas, son las personas que no tienen redes sociales, televisor y solo se les puede contactar a través de su teléfono fijo. Antes de que el término llegara a describir a alguien que está en contra de las nuevas tecnologías, era el nombre de un grupo político cuyos miembros luchaban activamente.

   Los primeros luditas fueron artesanos especializados que trabajaban en la industria textil británica a principios del siglo XIX. Muchos de ellos trabajaban con máquinas tejedoras. Esas máquinas requerían un alto nivel de habilidad.  El problema surgió cuando aparecieron fábricas textiles que utilizaban telares mecánicos que producían a bajo costo. La mano de obra humana cualificada se volvió menos valiosa. Ante las amenaza a su seguridad laboral, los trabajadores textiles se rebelaron.

   La primera huelga de los luditas se produjo el 11 de marzo de 1811. En esa fecha, los trabajadores se organizaron en Nottingham para exigir más empleos y salarios más altos. La manifestación terminó irrumpiendo en una fábrica y destruyendo los telares mecánicos. Esto desató un movimiento que duró aproximadamente un año, en el que las fábricas textiles de todo el norte de Inglaterra se convirtieron en objetivos de los luditas. El gobierno británico tomó medidas rápidas para sofocar los disturbios. Desplegaron miles de soldados a las puertas de las fábricas y convirtieron la rotura de maquinaria en un delito castigado con la muerte. Esta respuesta culminó en abril de 1812 cuando unos soldados dispararon contra una horda de manifestantes que asaltaban una fábrica cerca de Manchester. Ocho luditas murieron. Las protestas acabaron poco después de este acontecimiento. 


Luditas atacando una fábrica 


   Si bien el movimiento ludita duró poco, el legado del nombre en sí ha perdurado hasta el siglo XXI. Muchas personas se consideran "luditas",  pero quizás menos conocen el personaje que da nombre al término. Según la leyenda, Ned Ludd era un aprendiz de tejedor de Leicestershire que destruyó la máquina de tejer de su jefe cuando fue castigado por usarla incorrectamente. El evento supuestamente tuvo lugar en 1779.  Su historia todavía resonaba entre los trabajadores textiles del siglo XIX y nombraron a su movimiento con su nombre.   


Ned Ludd 

  
   Aunque tiene orígenes violentos y políticos, hoy en día  la gente que se atribuye esta etiqueta no necesariamente temen a la tecnología, sino anhelan una vida más sencilla y desconectada. Pero como se espera que la nueva tecnología de inteligencia artificial  obligue a millones de personas a abandonar su empleo, el movimiento vuelve a la actualidad.


Vía: Mentalfloss

Archivo del blog

Etiquetas